Universitat Oberta de Catalunya

Raúl Docasar

“Lo que más valoran hoy en día de un fotógrafo es que alguien vea una foto y sin saber que la has hecho tú, sepa decir de quién es.”

Mosaic: ¿Cómo fueron tus inicios en el campo de la fotografía de moda?

Raúl Docasar: Primero empecé trabajando en cine como operador de cámara y mientras hacía esto iba haciendo mis cositas, lo combinaba con la fotografía de moda, haciendo tests a modelos, que es como suele empezar todo el mundo o la gente que quiere ser modelo. A partir de ahí empecé a ser asistente de fotógrafos, como todo el que empieza en este campo. No es nada espectacular. Yo estudié fotografía para cine y a partir de ahí empecé a hacer fotografía simplemente.

Mosaic: ¿Cuál crees que han sido los principales cambios de la fotografía analógica a la digital?

R.D.: Los cambios han sido tan grandes. A nivel de producción creo que han sido súper importantes, porque un montón de gente como yo no dispone de muchos medios para hacer ciertas producciones. El digital facilita mucho crear ambientes. Lo que antes costaba una millonada de euros -gastarse en desmontar un decorado y todo esto-, hoy en día se hace mucho más factible de realizar disponiendo de medios digitales, del retoque, la posproducción, cosas inimaginables y creo que no hay ningún límite para la creatividad. Para mí es lo principal gracias al digital. Antes estabas más limitado, si no tenías una producción enorme, el tema estaba más restringido. Hoy en día es todo más fácil de hacer. Yo como provengo del cine, me baso bastante en él y el cine hoy en día se hace todo en digital. Pues en fotografía es lo mismo. Se puede hacer todo. El límite te lo pones tú.

Mosaic: ¿Qué opinión te merece el uso del 3D en la fotografía publicitaria?

R.D.: Hay mucha gente que le está teniendo miedo, porque es una cosa que se está utilizando cada vez más. A mí me parece que su uso va a seguir creciendo. El 3D es complementario a la fotografía. No se va a acabar la fotografía, porque en el 3D se pueda hacer todo. La razón es que los costes son elevadísimos, aparte de que no se consigue exactamente lo mismo. El 3D es un apoyo a la fotografía y la fotografía es un apoyo al 3D. Cada vez se aplica más en grandes campañas publicitarias. Siempre son grandes, porque los presupuestos son limitados. Yo lo trato de aplicar en trabajos más creativos, con gente que se dedica a ello – yo no puedo saberlo todo-, pero trato de aplicarlo para temas de editoriales, para revistas, que es un tema más libre y que a mí me gusta mucho trabajar. El 3D te permite crear cualquier cosa y eso es lo bonito del 3D.

Mosaic: ¿Y qué papel juega Internet en tu profesión?

R.D.: Fundamental, yo no vivo sin Internet. Desde aquí trabajo con gente de Austria, de París, de cualquier lado, gracias a Internet ni más ni menos. Yo me di a conocer gracias a eso, no tengo que desplazarme hasta allí. Si lo haces es porque al fin y al cabo quieres mantener el contacto personal. Yo envío los trabajos a través de Internet, a través de servidores FTP. Es todo un flujo de trabajo mucho más ágil y que te permite trabajar en todos lados del mundo. También a todos los fotógrafos del mundo les permite trabajar donde se encuentran, cosa que a mí me parece bueno porque, primero, tú mejoras como fotógrafo, te hace ser mucho más competitivo, y tratar de ser más creativo. Y el que no llega a serlo pues probablemente no llegue a trabajar mucho. Es una lucha constante, pero a mí me parece que es muy interesante para la fotografía.

Mosaic: ¿Por qué es importante diferenciarse y especializarse en el campo de la fotografía de moda?

R.D.: La especialización es algo que cada vez se tiende más a hacer aquí en España. Cuesta mucho, pero si te vas a países como Estados Unidos o ciudades como Nueva York, gente que lleva un poco más de años trabajando lo que es la publicidad, el marketing, otro nivel – no me gusta decirlo, pero sí que llevan más tiempo- la gente está más especializada, porque todos mejorarán si saben hacer una cosa. Hay que tratar de ser el mejor en lo que tú haces. Esa es la intención. Si eres el mejor haciendo una cosa, trabajarás. Hay tantos fotógrafos que pueden hacer de todo. Sobran fotógrafos en todo el mundo, sobran fotógrafos muy buenos en todo el mundo. No es como antes que había uno o dos. Ahora hay un montón de fotógrafos muy buenos. Porque el mercado es muy abierto, yo creo que la forma de sobrevivir y de realmente destacar es especializándote en algo y destacando en eso. Si no, lo veo complicado. Tocar de todo, bueno lo puedes hacer y lo harás, todo el mundo lo ha hecho, yo lo hecho, pero la tendencia es ésa. Marcar un estilo es fundamental para que te identifiquen. Lo que más valoran hoy en día de un fotógrafo es que alguien vea una foto y sin saber que la has hecho tú, sepa decir de quién es. Alguien que esté un poco metido en el ambiente de la moda o la publicidad que sepa ‘ésta la ha hecho tal fotógrafo’ sólo con verla. Eso es lo fundamental. Ahora conseguir eso lleva años, mucho trabajo… y estoy en ello.

Mosaic: Por tu trabajo has tenido que viajar a muchos sitios. Me gustaría saber qué se está haciendo allá afuera. ¿Cuál crees que es la situación actual de la foto de moda en España?

R.D.: Pienso que hay niveles diferentes. Perdón por lo de niveles. Pero se está trabajando a nivel revista. Salen muchas revistas nuevas, de una moda muy alternativa. La tendencia en cuanto a imagen a mí no me gusta tanto como en otros países, en los que también salen muchas revistas de este tipo, pero el tipo de imagen que se consigue es diferente. Aquí usualmente en algunas revistas que no voy a nombrar –tampoco voy a nombrar las otras-, la tendencia es que todos los fotógrafos están haciendo más o menos lo mismo y me parece que ninguno destaca entre los demás. Yo paso una página y me olvido de la imagen que he visto al momento. Y a mí eso es lo que no me gusta. En cambio en otros países, en cada página que ves te quedas con la imagen que has visto, porque es algo muy trabajado. Es diferente. Aquí se lleva una tendencia que es mucho más natural, más espontánea, una fotografía en la se trabaja más la situación que no lo que es la luz. Y fuera de España se trabajan ambas cosas. A mí me gusta más como se trabaja en ciudades como Nueva York, París, Italia. Se trabaja una luz natural en muchos casos. La imagen siempre tiene algo más, siempre aporta algo más. Y pienso que aquí nos estamos estancando.

Mosaic: ¿Puede deberse a la formación?

R.D.: En parte, me sabe mal decirlo, pero sí. Es mucho más fácil –bueno es cuestión de gustos- hacer una foto en la calle, sin ningún tipo de iluminación, que iluminar una foto bien, una foto mucho más cuidada, que cuesta más tiempo de aprender porque a la gente que ilumina bien le ha llevado sus años aprenderlo. Hoy en día, el fotógrafo joven que empieza no dispone tampoco de los medios. Eso es lógico, Cuando empecé yo también lo hacía como podía, pero bueno las inquietudes cuando empecé eran muy diferentes, se basaban mucho en la luz y hoy en día se trabaja más en una actitud, en un estilo de ropa y en un personaje, pero no se basa tanto en lo que es la fotografía.

Mosaic: ¿Cuáles son los fotógrafos que más han influido en tus trabajos?

R.D.: Para mí, Herb Ritts. Era uno de los mejores, porque era uno de los más elegantes, con imágenes muy trabajadas. La iluminación era muy pura. Era perfecto. Es uno de los fotógrafos más elegantes que he visto. Hacía muchos desnudos, muchos retratos, muy bonito todo, bien trabajado. Y bueno hay otro tipo de fotógrafos, pero para mí Ritts ha sido el que más me ha marcado. He de reconocer que lo que yo hago no se parece en nada a lo que él hace, pero es un referente que me mantuvo firme a la hora de no pasarme, en lo que te decía, en los retoques. Pero siempre he pensado en la elegancia que él tenía al hacer una imagen y es lo que me frena a veces a la hora de retocar. Ese sí que me ha marcado. Los demás, bueno, hay muchos fotógrafos muy buenos, muchísimos en todo el mundo, pero no los más grandes me parecen los más buenos.

Mosaic: ¿Qué consejos darías a los jóvenes que se quieren dedicar profesionalmente a la fotografía?

R.D.: Yo no soy quien para dar consejos. Pero desde mi experiencia lo primero es muchísimo, muchísimo trabajo. Eso sí que me cuesta a veces, cuando llega un chico que acaba de salir de la escuela y ya se creen que son fotógrafos. No tiene nada que ver. Cuesta muchísimo. Yo todavía estoy luchando, me gano la vida con ello, pero es difícil vivir de ello. Sobrevivir es difícil. Y nada, mucha paciencia, mucho trabajo y sobre todo que nunca paren de buscar cosas y que no pierdan la inquietud de aprender, porque sino se estancarán. Ahora no compites con los de tu pueblo, ni con los de tu ciudad, compites con los de todo el mundo. Ellos, todos aprenden, todos se esfuerzan y la competitividad hoy en día es fundamental. Si no luchas, si no aprendes día a día, mal vamos.

Entrevista a Walter Astrada

Entrevista a Pau Pascual

Enlaces relacionados

Raúl Docasar

El fotógrafo de moda Raúl Docasar ha trabajado para marcas y revistas como Stradivarius, Burberry, Live, Grisby, Lois, Men's Health, entre otras. Muchos de estos proyectos los ha realizado en colaboración con distintas agencias de fotógrafos, tales como Pink Orange, Emblema Comunicación y Sistema Diseño.