Universitat Oberta de Catalunya

Pau Pascual

“Ahora todo el tema de la imagen está muy supeditado a lo comercial. Lo que interesa es que una imagen sea sugerente y produzca un consumo.”

Mosaic: Cuéntanos cómo fueron tus inicios en la fotografía publicitaria.

Pau Pascual: Yo provengo del mundo del arte. Estudié diseño industrial e interiorismo. Y ya en mis estudios de arte me di cuenta que lo que a mí me motivaba era la fotografía. Antes de finalizar mis estudios, los profesores me decían que lo que yo tenía que hacer era dedicarme a la fotografía. En esa época no existían los estudios reglados de fotografía en Barcelona. Entonces empecé un poco por ensayo y error. Empecé a trabajar en revistas emergentes y a partir de ahí comencé a derivar en trabajos comerciales. El trabajo en agencias de publicidad vino más tarde.

Mosaic: En estos momentos, ¿te consideras un fotógrafo de retratos?

P.P.: Yo he tenido dos etapas. En la primera estuve trabajando muchos años exclusivamente haciendo moda. Incluso los trabajos de publicidad que realicé se relacionaban con este ámbito. Pero yo ya venía del mundo del retrato. De hecho, antes de hacer moda había empezado a hacer retrato. Pero luego por las vicisitudes laborales me fui adaptando al mundo de la moda. Fue ya dentro de este mundo donde volví a recuperar la faceta del retrato. Y entonces lo canalicé hacia el trabajo en belleza y cosmética. Aunque también sigo trabajando en moda. Pero ahora estoy trabajando más en el tema de la belleza y la cosmética.

Mosaic: ¿Qué papel juegan las ideas y las emociones en la fotografía publicitaria?

P.P.: Cuando trabajas en la publicidad estás supeditado a las ideas de los creativos de las agencias de publicidad. Tú devienes en mero ejecutor de las ideas que ha tenido otra persona, que está básicamente en ese lugar para que piense, para que dirija una campaña. Entonces el fotógrafo lo que hace es, una vez le han pasado esa idea, tiene que darle forma. Ahí es donde interviene la idea de la emoción y el sentimiento. El trato humano con los modelos básicamente. Es en este trabajo donde tú vas a sacar un tipo de expresión, de sentimiento, que vas a plasmar en la fotografía. Este quizá sea el trabajo más difícil.

Mosaic: En el entorno digital, ¿qué papel juega un programa como Photoshop a la hora de crear y retocar las fotos? Se dice que Photoshop es una herramienta que permite crear la foto imposible, porque lo que se puede ver se puede hacer.

P.P.: Sí, pero lo que tú no hayas impreso a la hora de disparar en cuanto a emoción no lo vas a plasmar con el Photoshop. Este programa te podrá ayudar a nivel técnico, a suavizar, a agudizar, pero lo que no está en la foto no lo puedes plasmar. Hay un gran error que comete la gente cuando está comenzando y es pensar que la técnica digital lo puede todo. De hecho, no es cierto. Si una foto no tiene alma, no tiene alma.

Mosaic: En estos más de veinte años que llevas dedicándote profesionalmente a la fotografía, ¿cuáles crees que han sido los cambios más importantes del paso del analógico al digital?

P.P.: El cambio es tremendo, porque el mundo digital afecta a muchas áreas dentro del campo de la fotografía. En primer lugar tenemos el apartado técnico. El mundo digital te proporciona una inmediatez que no tienes con el analógico. Por ejemplo, tú puedes ver instantáneamente lo que estás produciendo. Puedes ver cómo está marchando la sesión fotográfica y en un determinado momento puedes decir ‘está clarísimo que ya tenemos lo que queremos’, porque lo ves. Mientras el mundo analógico era un mundo más misterioso, donde tú sí sabías cómo marchaba la sesión, pero lo hacías por intuición porque no podías ver el resultado. En segundo lugar, el concepto técnico es mucho más complicado en la tecnología analógica. En la fotografía analógica si tú cometes un error, bien antes o después del proceso fotográfico, te cargas la sesión. Había mucha gente que no se atrevía a entrar en el mundo de la fotografía, porque la tecnología que requiere el analógico infunde un gran respeto. El mundo digital es distinto, porque te permite tontear y tener unos resultados más o menos aceptables. El digital lo que ha hecho es abrir el mundo de la fotografía a mucha más gente. Hoy en día, hay gente que está disparando fotografías muy buenas y no son fotógrafos. Tienen un buen concepto plástico y como la tecnología es relativamente más fácil, pueden obtener buenos resultados. Ahora bien, cuando entramos ya en fotografía de alta calidad, en campañas publicitarias o en trabajos donde la técnica es muy fina también el mundo digital tiene sus trabas. Si tú vienes del mundo analógico, el dominar el mundo digital es más fácil.

Mosaic: ¿Es importante entonces conocer el sistema analógico para desenvolverte en el digital?

P.P.: Yo creo que es importantísimo conocerlo. Además porque muchos trabajos hoy en día se están haciendo en analógico. El foto arte cada vez se está haciendo más en analógico y grandes campañas publicitarias se están disparando en este sistema. Porque el mundo digital ha hecho la fotografía mucho más asequible, pero también la tecnología es mucho más similar. Es muy difícil saber quién ha disparado una foto y quién ha disparado otra, porque el digital tiende a la compensación, tiende a igualar los resultados. En cambio, el analógico no. En este sistema lo bueno es cada quien se adapta la técnica a su forma de creatividad. Hoy en día, muchos grandes fotógrafos están disparando los trabajos realmente importantes en analógico y no en digital. Eso está marcando una diferencia actualmente. Y porque hay muy poca gente hoy en día, sobre todo la nueva generación, que se atreva a entrar en el mundo analógico. Claro, el mundo digital es más fácil.

Mosaic: Dos de los aspectos negativos que se señalan del entorno digital son la competencia cada vez más global y el avance tan rápido de las nuevas tecnologías. En tu caso, ¿cómo te enfrentas a ambos aspectos?

P.P.: Con la competencia, la única forma a la que puedes hacer frente es trabajando bien, siendo un profesional excelente, haciendo trabajos de muy buena calidad y punto. Tú no puedes hacer nada. La globalización no se da solamente en el ámbito de la fotografía, sino en todos. Nos encontramos en el mismo nivel al que se pueda encontrar cualquier otro profesional que no sea del ámbito de la imagen. La globalización es lo que es y ya está. A nivel tecnológico… volvemos a entrar en el mundo de la globalización. En la actualidad, la gente no deja de formarse. Está formándose constantemente, seas un abogado, un médico, un fotógrafo. Tiene que estarse renovando constantemente. Y en el ámbito de la fotografía digital es lo mismo. Tienes que conocer las nuevas cámaras, los nuevos modelos, los programas de informática. Todo esto es muy complejo, porque tienes que estarte adaptando constantemente.

Mosaic: ¿Qué opinión te merece en el campo de la moda la creencia de que ‘quien paga, manda’?

P.P.: Eso es una realidad que no tiene discusión. Quien paga realmente quiere un servicio, quiere un producto final. Y tú puedes ser muy romántico en este sentido –que yo lo soy-, pero al final tienes que doblegarte al capital. Es así de duro, pero es cierto. Normalmente cuando ya tienes un cierto renombre, el cliente siempre tiene en cuenta tus consideraciones y siempre puedes más o menos dejar tu sello. A veces el ‘quien paga, manda’, en cierto modo sí y también no es así. Quien paga también lo que quiere es tener nuestros servicios. Si tú como profesional, le estás dando tu servicio, experiencia, una perspectiva de años, pues no te van a decir que no. Siempre al final puedes dejar tu sello, tu impronta, en lo que haces.

Mosaic: Aparte de tu faceta profesional, ¿tienes proyectos personales en los que estés trabajando?

P.P.: Para este año quiero trabajar en una serie de fotografías de naturaleza muerta. Ahora estoy esbozando un poco el proyecto, cómo encararlo, y voy a dispararlo en analógico. Es más un divertimento. Probablemente haga una exposición de este trabajo. Tengo otro proyecto de desnudo femenino que lo tengo aparcado hace tiempo, porque me resulta muy difícil la producción. Ahora empezaré por el de naturaleza muerta, porque a nivel de producción me supone un coste menor y creativamente puede estar muy bien. Y un poco también porque salgo un poco del tema digital, que representa el 95% del trabajo que tengo actualmente.

Mosaic: ¿Cuáles son los fotógrafos que más han influido en tus trabajos?

P.P.: Quizá el que más Richard Avedon. Y luego hay otro artista, que no podemos llamar fotógrafo, pero que yo siempre he tenido como referencia y es Andy Warhol. La mezcla entre Warhol y Avedon es un poco la esencia de lo que sería la base de mi formación.

Mosaic: ¿Cuáles crees que serán las tendencias en el campo de la fotografía en los próximos años?

P.P.: Yo creo que, como siempre ha pasado en la historia, se van a recuperar tendencias de épocas pasadas que se adaptan a las nuevas tecnologías y a las nuevas necesidades de las nuevas tecnologías. Eso es lo que va a hacer aflorar lo novedoso. Cuando analizamos a fondo la dinámica de una tendencia, vemos que siempre tiene una reminiscencia que viene de otra época. El reciclaje que siempre ha habido, creo que se va a seguir dando. Yo no creo que haya un salto dramático a nivel creativo, porque la gente tan poco lo asimila cuando hay saltos tan bruscos. Y ahora todo el tema de la imagen está muy supeditado a lo comercial. Lo que interesa es que una imagen sea sugerente y produzca un consumo. No hay saltos tan dramáticos y no creo que los habrá en los próximos años.

Mosaic: ¿Qué consejos darías a los jóvenes que se quieran dedicar profesionalmente a la fotografía?

P.P.: Aunque sé que es muy difícil para ellos el tema del analógico, que entren en este mundo aunque sea para tener unos conocimientos básicos. Esto les va ayudar mucho a sacar más partido al digital. Aparte de que nunca sabes si ellos se pueden sentir muy cómodos en el mundo analógico y trabajar el digital en el mundo analógico. También que sean muy pacientes a la hora de formarse, porque cuando somos jóvenes tenemos mucha prisa en hacer las cosas. Una buena formación es algo que no tiene precio.

Mosaic: A partir de tu experiencia profesional, ¿cuáles son las diferencias que encuentras entre la fotografía publicitaria que se hace en España y la que se está haciendo fuera?

P.P.: Hay de todo. Podemos encontrar grandes diferencias en cuanto a publicidad. Inglaterra es un referente publicitario muy importante hoy en día. Pero es que tienen una formación muy buena. En Estados Unidos tienen cosas interesantes, pero últimamente yo no he visto que esto se refleje en la publicidad ni en la moda. Los americanos son muy buenos en la industria del cine, pero últimamente en publicidad yo creo que no están saliendo cosas interesantes. Los ingleses son muy buenos. Aquí en España como siempre hemos ido a remolque. No sólo en publicidad, sino en todo. Hay profesionales excelentes, tanto en fotografía como en los apartados creativos en las agencias de publicidad. Hay cerebros magníficos aquí en España. Pero yo creo que el entorno no está fomentando a que seamos uno de los exponentes ni en el mundo de la imagen ni en el de la creatividad en general. En estos momentos, yo creo que estamos como en un stand by en España.

Mosaic: ¿A qué se debe que estemos en stand by? ¿A la formación?

P.P.: Yo creo que es una cuestión del entorno. Es una cuestión cultural, porque la gente bien formada aquí la hay. Yo te puedo asegurar que recibo muchísimos currículos y en general la gente tiene una formación muy buena. Yo no creo que sea cuestión de la gente ni de la formación, sino del entorno y de lo que la cultura en general está fomentando en España en estos momentos. Yo creo que no se está fomentando el aspecto cultural. El gobierno no está fomentando un empuje a la cultura. Se está dando empuje a otros sectores, pero no al mundo de la cultura. Eso es obvio y se nota.

Entrevista a Walter Astrada

Entrevista a Raúl Docasar

Enlaces relacionados

Pau Pascual

La trayectoria profesional de Pau Pascual inicia en los años setenta. Comienza trabajando en moda y actualmente está especializado en fotografía de belleza y cosmética. El rasgo común de Pascual es el uso del retrato. Este fotógrafo catalán ha trabajado para importantes agencias de publicidad y varias de sus imágenes han sido portada en suplementos dominicales del diario El País.