Universitat Oberta de Catalunya

Eduard Rojo

Eduard Rojo es el ganador del concurso de felicitaciones de Navidad de la Uoc del 2010. Su propuesta recibió 13.119 visitas y, gracias a la opción “compartir” de la que disponía la página Web de la Felicitación, se envió por e-mail 561 veces y se enlazó vía facebook otras 277.  En la siguiente entrevista, Rojo nos descubre su proceso de creación y las claves para convertir el espíritu navideño en una premiada felicitación virtual.

¿Eduard Rojo tenía desde hace tiempo la costumbre de crear y mandar felicitaciones de Navidad a sus amigos y familiares o era la primera vez que te animabas?

Algunos años sí que había mandado las típicas invitaciones multimedia en las que puedes poner una foto tuya o de algún amigo o familiar en el cuerpo de un duende o un reno. La verdad es que resultan divertidas aunque es un concepto de felicitación que cada vez está más explotado y resulta poco sorprendente. Por otro lado, en mi familia sigue existiendo la tradición de enviar postales por correo ordinario a la familia y amigos más cercanos. Así que supongo que si tengo alguna sensibilidad hacia este tipo de felicitaciones debe venir de ahí.

¿Qué te motivó a participar en el concurso de felicitaciones de Navidad de la UOC?

Bueno, varias cosas. No negaré que el premio siempre es algo que motiva bastante y sabiendo que, si ganaba, la matrícula del siguiente semestre iba a estar prácticamente cubierta, fue una inyección de ganas de participar. Por otro lado, las ganas de demostrar que soy una persona con capacidad y aptitudes para este tipo de cosas, y de recibir el reconocimiento por parte de la universidad acabaron de convencerme para participar.

En términos técnicos, ¿Habías hecho antes algo parecido?

Sí, la verdad es que en los tres años que llevo trabajando como diseñador gráfico y multimedia he hecho algunas cosas de este estilo (presentaciones multimedia, banners, interfaces interactivas…) aunque la verdad es que nunca había invertido tanto tiempo y dedicación a una pieza destinada a un concurso.

¿Cuantas horas de trabajo hay detrás de un proyecto cómo este?

La verdad es que muchas. No las he contado. Pero sólo te diré que este proyecto ya lo había empezado a plantear para el concurso del año anterior, pero por falta de tiempo para producirlo no lo pude presentar. Si tuviera que decir un número de horas, diría que unas 30 o 40 horas, así a grosso modo.

Cuéntanos cómo surgió la idea embrionaria de tu propuesta. ¿Qué valores te proponías transmitir? ¿Tuviste una fuente de inspiración o destacada influencia?

Desde el principio tuve claro que quería hacer algo visualmente moderno y mínimamente atractivo pero con un copy (texto) algo más tradicional, emotivo y profundo, capaz de llegar al máximo número de personas posibles de la comunidad UOC. Sinceramente, no tuve ninguna fuente de inspiración en particular; simplemente me senté frente a un papel en blanco –como siempre que me propongo crear algún texto, sea de dos líneas o de dos páginas,– y empecé a escribir ideas y frases que podrían funcionar, para luego ir ligándolas unas con otras y encontrar el texto definitivo.

¿La idea inicial evolucionó mucho durante el proceso de creación?

En este caso no mucho, porque como la animación del texto y los efectos era bastante compleja, hice un storyboard para tenerlo todo claro desde el principio y evitar cambios o sorpresas una vez iniciado el proyecto. Aunque he de reconocer que inicialmente sólo pensé la felicitación para ser animada en catalán y castellano, y cuando posteriormente me pidieron que también se necesitaba en inglés sí que hubo que introducir algún cambio en la animación porque la manera de construir las frases en inglés no permitía la misma dinámica que las otras dos versiones.

¿Por qué decidiste jugar con el contraste entre el color azul y el blanco?

Simplemente por un motivo de cromatismo corporativo de la UOC. Además esto permitía alejarse de los típicos tonos rojizos y dorados de los motivos navideños. El color blanco lo usé simplemente por un motivo de contraste con el color de fondo.

¿Cómo has creado, grabado y editado voz y música?

Aunque no es el proceso habitual, la música la grabé una vez ya estaba terminada la animación. Digo que no es el proceso habitual porque normalmente cuando animo algo la música no suele ser de composición propia, y como ya la tengo desde el principio, puedo ir animando la escena al ritmo de la música.
En este caso, primero hice toda la animación y luego compuse la música con GarageBand, un programa de Apple para componer melodías bastante sencillo pero con muchas posibilidades. Para la voz, recurrí a mi compañera y pareja creativa Miriam Cacho. Había escuchado su voz en algunas locuciones que había hecho para algunos proyectos de publicidad y me gustó mucho. Le pedí su colaboración y accedió encantada. Finalmente, voz y música fueron mezcladas y editadas con el programa Adobe Soundbooth CS4.

¿Qué herramientas utilizaste para crear la felicitación a parte de Flash y por qué las escogiste?

Además de Adobe Flash CS4 para crear toda la animación, utilicé Adobe Photoshop CS4 para editar algunas imágenes de textura que aparecen en la felicitación, GarageBand para componer la música y Adobe Soundbooth CS4 para mezclar y editar el sonido. Recuerdo también que desde el departamento de producción me pidieron que si podía pasar la animación a un formato de vídeo, y para ello utilicé Adobe After Effects CS4.

La felicitación está disponible en catalán, castellano e inglés. ¿Cada idioma es un Flash diferente o has utilizado algún sistema que te permitiera aprovechar la misma animación en diferentes idiomas?

Cada uno de los tres idiomas es una película flash independiente ya que el hecho de que la animación juegue con los caracteres de las palabras implica una animación diferente. En el caso del catalán y el castellano, prácticamente no hay cambios entre una versión y otra, ya que el orden de las palabras y su extensión son muy parecidos. En el caso del inglés, como os decía, hubo que modificar bastante más el orden de las palabras, el tiempo de lectura, etc.

¿Cómo compusiste los recursos de animación?

La animación está hecha básicamente a partir de texto vivo, escrito directamente en Flash (de este modo se conserva la capacidad de edición) y con efectos de iluminación y sombreado. Las estrellas, luces y destellos están creados por mi a partir de elementos con degradados y transparencias que, en movimiento, son efectos de luz bastante verosímiles. A partir de ahí, la animación está hecha a partir de interpolaciones de movimiento con capas guía, máscaras de capa y en algunos casos concretos si que hay algunas partes animadas frame a frame.

¿Te propusiste algún reto de ejecución?

Bueno, ciertamente, era la primera vez que trabajaba con efectos de luz de ese tipo y he de reconocer que al principio sí que costó un poco dar con la intensidad adecuada para que pareciera mínimamente real.
Coordinar el movimiento de las estrellas con el de las letras, e intentar representar el significado de las palabras con un movimiento (como por ejemplo cuando dice “un abrazo”, que dos paréntesis aprietan la palabra como si la estuvieran abrazando) también fue todo un reto.

¿Una vez seleccionada, la UOC te pidió alguna modificación del diseño presentado (visual, música, voz en off, etc.) para su publicación? Si hubieron modificaciones, ¿comportaron mucho trabajo extra?

Sí que hubo alguna modificación, pero fueron para corregir algún error ortográfico o de lógica gramatical. En ningún caso hubo correcciones de estilo o animación, porque en ese caso si que hubiera comportado algo de trabajo extra. Como os he dicho, sí que tener que traducir al inglés la animación comportó algunas horas extras, pero tampoco nada desorbitado.

¿Qué es lo que te ha parecido más enriquecedor de este proyecto y qué es lo que ha sido más dificultoso?

Lo más enriquecedor ha sido experimentar con efectos que no había probado antes y obtener un bonito resultado. Lo más dificultoso han sido las animaciones de palabras letra por letra y la corrección de pequeños errores visuales que a veces Flash hace al exportar.

¿Qué valor añadido aportan las felicitaciones digitales que no pueden ofrecer las postales de papel? ¿Pueden hacer tanta ilusión como las felicitaciones tradicionales?

Sin duda las felicitaciones digitales tienen la capacidad de sorprender como mínimo, ya que entretienen con su visualidad, los movimientos, la música, la voz… Otra cosa distinta es la capacidad de emocionar, porque creo que es algo que depende totalmente de la sensibilidad de cada persona.

¿Estás trabajando en otros proyectos de productos digitales multimedia?

Ahora mismo no, ya que desde que estoy estudiando la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas en la UOC, estoy dirigiéndome más hacia el ámbito de la publicidad, y más hacia la dirección de arte que no hacia la producción. Ahora mismo estoy trabajando en el departamento creativo de la agencia de publicidad Villarrosàs en Barcelona, dónde ya hay un capacitadísimo departamento de producción del cual aún tengo muchas cosas que aprender.


Cita recomendada: CASADO MARTÍNEZ, Carlos; GIMÉNEZ, Ferran; BLASCO, Laia i CODORNIU, Helena. Eduard Rojo. Mosaic [en línea], febrero 2011, no. 84. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/m.n84.1108.