Universitat Oberta de Catalunya

¿Qué és la televisión interactiva?

La televisión interactiva

La televisión interactiva se podría definir de múltiples modos. Por ejemplo, podría entenderse como la radiodifusión de un medio de transmisión de información de imagen y sonido que es capaz de recibir información de cada usuario y tenerla en cuenta para modificar su propio contenido en tiempo real, es decir, mientras se realiza la emisión. Evitando este tipo de expresiones formales, que muchas veces aún confunden más a lectores poco expertos, se podría definir también como una televisión en la que el telespectador puede hacer algo más que simplemente verla o/y oírla, pasando a ser una especie de “teleparticipante”, ya que tiene la posibilidad de realizar acciones que pueden cambiar el contenido mostrado por su televisor.

Un poco de historia

Una de las primeras muestras de interactividad en la televisión aparece con el teletexto en 1972 en el canal británico BBC. En España este sistema se implanta en 1988, aunque ya en 1982 se hacen las primeras pruebas con la excusa del mundial de fútbol. El teletexto se basa en la emisión continuada de información textual con color utilizando un espacio de la señal analógica de televisión que había quedado sin uso al mejorar la tecnología de los aparatos de televisión. Con el teletexto, el usuario es capaz de realizar más operaciones con su televisor, además de cambiar de canal o configurar el volumen y la visualización de la imagen.

Después del teletexto, aparece la interactividad en la televisión a través de aparatos dotados de una conexión de internet o línea telefónica como telepick1 o teletrébol2, en TVE1 o Tele5, respectivamente, a principios de los 90. Ambos sistemas fracasaron3 debido a su extremadamente baja penetración en el mercado. Con el cambio de milenio aparece otro intento, el de QuieroTV, ya ligada a la Televisión Digital Terrestre (TDT)4, que explotaba la navegación en internet a través de la televisión. También fracasó, debido a la baja implantación de internet en España cuando apareció y a la competencia que ofrecían otro tipo de sistemas de televisión digital por satélite (como Vía Digital y Canal Satélite Digital, fusionados más tarde como Digital+), los cuales también ofrecían una interactividad parecida. El lector puede consultar diversas opiniones de expertos de hace cinco años entrevistados en esta misma revista sobre el estado de la televisión interactiva y sus previsiones de futuro. No andaban errados y el hecho es que la televisión interactiva se puede disfrutar hoy en día de forma gratuita a través de los diferentes canales digitales asociados a las emisiones de TDT, que pretenden suplantar las emisiones analógicas en 20105 6 7 8.

¿Qué se necesita para disfrutarla?

Para poder experimentar con la televisión interactiva se necesitan dos elementos: un televisor y un receptor para las aplicaciones interactivas. Ambos pueden venir en un solo aparato, pero lo más común hoy en día es adquirirlos por separado como televisor y receptor de TDT con interactividad, con un precio de unos 90€. Estos receptores actúan de sintonizadores de canales digitales y contienen un pequeño ordenador capaz de interpretar las aplicaciones o programas interactivos que se transmiten con la señal digital de cada canal. Los receptores de TDT no interactivos únicamente contienen el sintonizador de canales digitales, ignorando las aplicaciones interactivas que reciben; eso sí, cuestan menos, del orden de 40€. Actualmente, un 37% de los hogares españoles poseen un receptor de TDT y la cobertura ofrecida es del 89%, con un 17% del share9 (el doble que hace dos años10). No obstante sólo un 2% de los receptores de TDT vendidos hasta el momento poseen interactividad.

El estándar MHP11 es el estándar utilizado actualmente en las aplicaciones interactivas a través de TDT. Este tipo de aplicaciones se transmiten por los canales digitales (de forma parecida al caso del teletexto en los canales analógicos) y son ejecutados por los receptores de TDT con interactividad. Para poder disfrutar de una experiencia interactiva más variada, se hace necesario poder transmitir hacia el proveedor de servicios las acciones que se toman en la aplicación interactiva. El canal de retorno utilizado es el de banda ancha (ADSL, cable, …), asociado a internet, el cual ofrece, además, una vía adicional de descarga de aplicaciones interactivas asociadas a los correspondientes canales digitales. De hecho, con la televisión por internet (IPTV), la señal de TDT no es necesaria para poder disfrutar de televisión interactiva, ya que es un modo de transmitir el contenido de la televisión a través de internet y poder verla por un ordenador o dispositivo móvil. Si el contenido contiene interactividad, se estará transmitiendo TVI por internet, como es el caso de Imagenio®, Jazztelia TV® y Orange Tv®, que integran una oferta de televisión interactiva de pago utilizando únicamente una conexión de banda ancha (ADSL). En este caso, el receptor se encarga de sintonizar los canales a partir de la conexión de banda ancha y utiliza ésta también como canal de retorno. Como dato curioso, destacar que el fallido intento de QuieroTV sobrevive en internet, como servicio de IPTV gratuito, pero sin acceso a las aplicaciones interactivas emitidas por los canales de televisión que ofrece.

¿Cuál es el estado actual de la TVI? ¿Dónde se usa?

La idea inicial con la que nació la televisión interactiva fue la de ofrecer posibilidades de acción a un telespectador. No obstante, para que esta tecnología adquiera una cierta estabilidad se requiere una masa crítica de usuarios. Los primeros intentos fracasaron debido a la escasez de usuarios, provocada por diferentes motivos tales como: la falta de promoción de la televisión interactiva, sus limitaciones tecnológicas iniciales, la asociación del concepto de televisión interactiva a televisión de pago, la aparición de la recesión tecnológica de principios del milenio, o las desafortunadas copias de modelos de uso como el traspaso de la navegación por internet al televisor, la cual demanda una mayor actividad de la que una persona que se encuentra cómodamente sentada en un sofá está dispuesta a dar.

Las cadenas actuales de televisión tienen en cuenta las situaciones pasadas y ofrecen actualmente contenido interactivo en sus canales. Cualquier persona que adquiera un sintonizador TDT con interactividad (del orden de unos 50€ más que uno sin interactividad) puede gozar de él sin pagar ningún tipo de cuota. Si además se posee una conexión a internet de banda ancha, también existe la opción de disfrutar de televisión interactiva, pero en este caso de pago mediante plataformas cerradas, principalmente. Cabe destacar que si se posee una línea de telefonía móvil, también se puede interactuar con muchos programas de la televisión a través de mensajes cortos SMS, con costes superiores a 1€ por mensaje.

¿Qué se espera ahora de la TVI?

Cuando apareció la TV, los primeros programas eran simples grabaciones de programas de radio, con todas las personas sentadas delante de micrófonos. Se necesitó un tiempo para saber aprovechar la inclusión de la imagen en la radiodifusión de contenidos audiovisuales. Con la interactividad pasa lo mismo: inicialmente se trasladan directamente comportamientos de otros ámbitos, hasta que, poco a poco, se aproveche realmente la potencialidad de tener conjuntamente audio, imagen e interactividad. Es una modalidad muy joven, que requiere una adecuación de sus contenidos de forma diferente. Hay que tener en cuenta múltiples factores, desde los más técnicos hasta los más artísticos y sociales, lo cual le confiere una dificultad de tratamiento importante. No obstante, las posibilidades son muy grandes y están aún, seguramente, por descubrir. El informe INSPIRA12, del año 2007, reveló que las aplicaciones interactivas estudiadas tuvieron un uso mayoritario, al ser utilizadas por el 70% de los hogares encuestados en su análisis. En este informe también se habla de la baja calidad de los servicios interactivos ofrecidos como una posible causa adicional de la baja implantación de la TVI hasta el momento: “Niños y adolescentes manejan con soltura el mando del descodificador, pero no les atrae eso de la interactividad porque dicen que los servicios que les ofrecen les aburren o les interesan poco”.

Por otro lado, es cierto que en España existe muy poca implantación de receptores de TDT con interactividad, lo cual limita el uso de la televisión interactiva hasta que se renueven y sean sustituidos por sus versiones interactivas. No obstante, sí que existe en la actualidad una mayor disponibilidad de dispositivos móviles y acceso a internet. Es posible que en un futuro aparezcan más posibilidades de TVI con canal de retorno mediante internet y/o móvil. Además, con la inclusión de internet en móviles a precios cada vez más asequibles, su acceso a través de estos dispositivos se puede volver una opción factible. Por otro lado, la TV con conectividad inalámbrica está apareciendo recientemente en el mercado13 y, con ella, el potencial acceso simultáneo a la señal de televisión e internet en un solo aparato.

Referencias

1 http://es.wikipedia.org/wiki/Telepick

2 http://variasveces.blogspot.com/2006/05/historia-de-la-tv-el-teletrebol.html

3 http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1994/03/05/television/548573.html

4 http://www.televisiondigital.es/Terrestre/Index.htm

5 http://mosaic.uoc.edu/old/1_entrevistas2/paginesjuny/hernanscapusio.html

6 http://mosaic.uoc.edu/old/1_entrevistas2/paginesjuny/ccrtvinteractiva.html

7 http://mosaic.uoc.edu/old/1_entrevistas2/paginesjuny/tvinteractiva.html

8 http://mosaic.uoc.edu/entrevistas/jcandeira1004.html

9 http://www.impulsatdt.es/pdf/boletin/INFORME_MENSUAL_OCTUBRE_2008.pdf

10 http://www.elpais.com/articulo/tecnologia/implantacion/TDT/va/ritmo/lento/elpeputeccib/20061207elpcibtec_4/Tes

11 http://www.mhp.org/

12 http://www.gatv.ssr.upm.es/noticias/ministerio.pdf

13 http://www.samsung.com/es/consumer/learningresources/tv/mediasolution/dlna_faqs.html

Acerca del autor

Javier Melenchón Maldonado es Doctor por la URL en Tecnologías de la información y las comunicaciones y su gestión. Es profesor de los estudios de informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya, profesor en el Grado en Multimedia de la UOC y director del Máster Universitario en Aplicaciones Multimedia de la UOC.

Su ámbito de trabajo cubre el tratamiento, publicación y distribución de contenidos digitales de audio, imagen y vídeo. Es autor de materiales docentes así como diversas publicaciones científicas relacionadas con este ámbito.

Es miembro del grupo de investigación ITOL (Interactive Tools for Online Learning), con cuyos miembros trabaja para mejorar la experiencia de aprendizaje online por parte de los estudiantes en las materias de tratamiento, publicación y distribución de contenidos digitales.