Universitat Oberta de Catalunya

Cristina Casanova y Andrea Contino, creadoras de la Plataforma Documenta

Documenta no se limita a decirte “pon una foto”, si no que te invita a “crear con esa foto”.

Documenta se lanzó oficialmente en setiembre de 2010, ¿pero cuanto tiempo hacía que cultivabais la idea? ¿Cómo surgió?

Cristina Casanova: La idea surgió en 2005. Yo trabajaba desde 1997 en proyectos de creación en internet,  y estuve también años con La Fura dels Baus a cargo de los proyectos on-line, que siempre incorporaban iniciativas de participación colectiva por Internet. Quería desarrollar herramientas online que ofrecieran la posibilidad de creación a los propios usuarios, tanto de forma individual como colectiva.

¿Desde entonces,  qué pasos habéis seguido para hacer realidad el proyecto?

C. C.: Con este propósito nos reunimos Andrea Contino y yo y empezamos a contrastar ideas. Pasamos dos años buscando financiación, una etapa realmente muy dura, en la que llegamos a elaborar más de cien dossiers. Empezamos con una ayuda del Ayuntamiento de Lleida y seguimos con el Departamento de Cultura de la Generalitat y un Avanza de Industria.

La siguiente fase ya fue la del desarrollo de la aplicación. Primero hicimos Improvisa, que es un software para hacer creación audiovisual tocando el teclado del ordenador como si se tratase de un piano, y después Documenta, que te permite editar tus contenidos multimedia en Internet de una forma creativa y sin necesidad de tener conocimientos técnicos.

¿Cómo se desarrolló técnicamente? ¿Qué proceso seguisteis para la creación de la plataforma y quién participó en él?

C. C.: Utilizamos PHP, MySQL y AS3. Llevamos 4 años trabajando con un equipo de media de 5 programadores.

¿Estudiasteis los futuros usuarios para conocer sus necesidades y habilidades?

C. C.: Partimos de mi experiencia de trabajar en múltiples proyectos de creación colectiva en la red y en desarrollos de entornos multimedia. No es un software de encargo con un estudio oficial de mercado detrás. Documenta es un proyecto que surge de nuestra propia experiencia e inquietudes personales.

¿Cómo se utiliza Documenta?

C. C.: Se puede utilizar de forma individual o colectiva -creando un grupo de trabajo para poder editar proyectos entre diversas personas-. En ambos casos, la plataforma Documenta permite crear, compartir y publicar tus contenidos y proyectos multimedia: puedes hacer tu página web de una forma sumamente creativa y sin necesidad de tener conocimientos técnicos o saber de formatos de archivos porque los admite prácticamente todos,  un revista online, un work in progress o los contenidos de profesores y estudiantes de cualquier nivel educativo, desde infantil a universidad, porque la sofisticación o sencillez de los proyectos depende de las personas que los crean, el resultado de tus proyectos dependerá de tu capacidad imaginativa para organizar tus contenidos.

¿Qué ejemplos de usos de Documenta os parecen más paradigmáticos y representativos de su finalidad?

C. C.: Uno que nos llamó la atención fue el caso de Mercè Gaja, una profesora muy dinámica que sin haber trabajado con Internet ni con tecnologías, creó unas páginas maravillosas a partir de la exposición Freqüències de colors de Eugènia Balcells en l’Espai d’Art Santa Mònica: www.mercegaja.documenta.cat

¿Ha habido algún caso que os haya sorprendido por haber ido más allá de las posibilidades que habíais imaginado cómo diseñadores?

Andrea Contino: Un ejemplo muy motivador fueron los primeros proyectos de la Escuela Casas porque su profesora Lourdes Boronat junto con sus alumnos, sin ningún tipo de conocimiento previo, se pusieron a trabajar desarrollando un currículum muy variado con imágenes y muchos elementos audiovisuales. Creo que este trabajo animó a mucha gente a iniciar experiencias de este tipo.

C. C.: O, también, la Fundación Bofill. junto con TV3, que están haciendo una publicación en Documenta sobre una serie de televisión que se titula Tot un món, sobre la inmigración, elaborando proyectos cuyos contenidos multimedia van a compartir con las escuelas. Una de las facetas que nos ha estimulado mucho en Documenta es la de que puedes decidir a qué nivel quieres compartir tus contenidos. Por ejemplo, toda una serie de museos de Barcelona (el Picasso, el Macba, Casa Asia…) trabajan con escuelas metropolitanas creando un proyecto de género que dura todo este año, y a través del cual comparten sus bibliotecas de contenidos con dichas escuelas. Otro factor que nos ha sorprendido es descubrir que la gente trabaja en un 80% en intranet, compartiendo sus contenidos.

El proyecto es fruto de la unión de una artista multimedia y de un pedagogo. ¿Es usual esta simbiosis en un proyecto empresarial?

A. C.: Creo que no acostumbra a pasar porque este tipo de herramientas suele estar creado desde un cálculo de cifras de ventas. La perspectiva, en el caso de los libros digitales de las escuelas, es la visión dominante de darlo todo empaquetado para ahorrar trabajo al profesor.

C. C.: Para mí, lo más inusual es el hecho de que la aplicación se concibiera desde la vertiente del arte porque lamentablemente  a menudo  las propuestas multimedia del mundo del arte se quedan dentro de círculos muy reducidos y no traspasan fronteras.

¿Qué os ha aportado esta unión?

A. C.: Nos ha permitido discutir durante todo el proceso de creación desde diferentes puntos de vista de enfocar el producto.

C. C.: Además ha potenciado el hecho de que el primer sector a quien nos hemos dirigido ha sido el educativo por una razón práctica, porque Andrea tiene más contacto con este ámbito. La aplicación en sí no tiene ámbitos: tanto puede servir para un maestro, un alumno, un empresario o un artista.  Ahora estamos creando el premio de arte Documenta para lanzar Documenta a la comunidad artística, que es originariamente como nació.

¿Consideráis que se promueve lo suficiente la creatividad en nuestra sociedad actual?

C. C.: Se habla mucho de ella, pero en la práctica brilla por su ausencia. Se potencia el consumo pasivo, no la creatividad.

¿Qué modelo de negocio sigue Documenta? ¿Cómo cubrís los costes de la aplicación? ¿Qué costes tiene para el usuario?

C. C.: La última novedad que hemos lanzando hace pocas semanas en Documenta es la posibilidad de disponer de una licencia gratuita sin límite de tiempo. Entras en www.mydocumenta.com y desde esta misma página te puedes registrar y empezar a trabajar. Si después, con el tiempo, decides que vale la pena invertir un poco por un uso más avanzado de la Plataforma, dispones de varios tipos de licencia, tanto individual por 6 euros al mes, como licencia para centros (escuelas, empresas, instituciones, etc) que sale a 2 euros al mes para un mínimo de 20 usuarios.

¿Las personas expertas en aplicaciones multimedia que busquen la posibilidad de crear páginas web sofisticadas, pueden encontrar en Documenta algún aliciente?

C. C.: Sí, porque en primer lugar Documenta debía interesarme a mí y yo soy una usuaria avanzada. De hecho, me gusta categorizar Documenta como una herramienta semiprofesional porque permite crear una página con todos tus contenidos sin necesidad de tener los conocimientos técnicos que en cambio requieren las herramientas profesionales como Flash o Dreamweaver.

La ventaja es que para utilizar Documenta sólo necesitas clicar sobre “documento nuevo”, subir tus archivos para guardarlos en una biblioteca propia, maquetar como desees tu página y listo. Aquí podemos ver ejemplos de páginas profesionales: www.fundaciobofill.documenta.cat o www.paisajesen18escenas.documenta.cat

¿Documenta puede acabar con el uso magnánimo del PowerPoint en presentaciones académicas o empresariales?

A. C.: En la Universidad de Barcelona hay un grupo que está empezando a incorporar Documenta como una herramienta para trabajar. También el Citilab de Cornellà está haciendo sus presentaciones con Documenta en vez de con ppt, así como otros usuarios académicos y empresariales.

¿Qué recursos multimedia ofrece Documenta más allá de la oportunidad de exponer o compartir los materiales de uno?

C. C.: Tu puedes subir a Documenta todos los archivos que quieras, sin preocuparte del peso, formato, cantidad…

A. C.: De hecho, Documenta te ofrece un espacio dónde tú puedes diseñar y personalizar cómo quieras todos tus proyectos. Por lo tanto, da la oportunidad de crear con tus propios recursos. No se limita a decirte “pon una foto”, si no que te invita a “crear con esa foto”. Es importante el hecho de que permite combinar diferentes recursos (foto, vídeo, audio…) en un mismo espacio con la disposición y combinación que tú quieras en cada caso. En un blog, en cambio, tendrías un apartado para cada tipología de recurso y tiene una lectura simplemente lineal: de arriba a abajo. Aquí lo puedes combinar todo simultáneamente. Además, puedes crear secuencias de fotos, alterar el audio de los vídeos o el uso de transparencias.  Por lo tanto, con Documenta no creas un blog sino un proyecto multimedia con amplia interactividad.

¿Cuando afirmáis que se trata de una plataforma segura, a qué os referís?

A. C.: Segura significa que tú como usuario tienes el control total sobre cada archivo, pudiendo decidir qué quieres compartir y qué quieres que los demás usuarios se puedan descargar. Pero por otro lado, también significa que representa un entorno seguro para el ámbito educativo.

¿Creéis que la aplicación ha tenido suficiente difusión mediática?

A. C.: Ha tenido una muy buena acogida en la prensa con artículos en periódicos nacionales como El País,  El Mundo, ABC, La Vanguardia y también en diarios locales, como el Diari de Tarragona o Diario de Sevilla. Las revistas especializadas han dedicado informaciones sobre Documenta e, incluso, diferentes televisiones nos han entrevistado y hecho difusión de los proyectos multimedia de Documenta.

¿Qué retos tiene vuestra empresa KTON Y CIA para el futuro?

C. C.: El desarrollo de una aplicación no se acaba nunca. Ahora lo más importante es hacer una buena estrategia comercial para difundir aún más Documenta en diferentes sectores, ya sean educativos, universitarios o asociaciones de artistas.  Porque el objetivo en este momento es consolidar una base de personas que utilicen suficiente Documenta para conseguir más estabilidad porque sin ella no se puede seguir adelante. Paralelamente, queremos hacer Documenta más profesional, pero también aún más sencilla porque nos hemos dado cuenta que “la creatividad” para algunas personas también es un handicap que quizá se evitaría ofreciendo plantillas.

Toda la información en www.mydocumenta.com.


Cita recomendada: CODORNIU, Helena; BLASCO, Laia; GIMÉNEZ, Ferran i CASADO MARTÍNEZ, Carlos. Cristina Casanova y Andrea Contino, creadoras de la Plataforma Documenta. Mosaic [en línea], junio 2011, no. 88. ISSN. 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/m.n88.1127.