Universitat Oberta de Catalunya

Contenido audiovisual y transmisión por Internet

La presencia del vídeo en internet es una realidad creciente. Desde una vertiente puramente tecnológica observamos cómo por una parte evolucionan la compresión y los nuevos formatos de vídeo, y por otra cómo un ancho de banda creciente facilita progresivamente la publicación de vídeo en la red. En cierto modo podemos observar cómo dos entornos, la web y la televisión, que se han mantenido hasta el momento actual como ámbitos diferenciados vayan interseccionando no sólo sus posibilidades tecnológicas sino también sus respectivas potencialidades de creación de contenidos.

Por otra parte podemos observar cómo entre el contenido audiovisual del vídeo y la televisión y los contenidos transmitidos a través de Internet se presentan analogías y sinergias. Analizaremos a continuación algunas de ellas.

Estética web

Como primer elemento de análisis observaremos cómo una estética propia de la web se expande hacia productos audiovisuales y acaba generando importantes modificaciones en el diseño y el aspecto visual de las producciones.

Así por ejemplo, vemos cómo contenidos audiovisuales cuyo destino no es la web se ven profundamente influidos por la estética y la dinámica de ésta. Es el caso de los contenidos producidos bajo lo que podríamos catalogar como Motion Graphics, es decir el conjunto de empresas audiovisuales que producen gráficos para clips de publicidad, para DVDs o para la composición digital tan en uso en las diversas cadenas televisivas.

Los contenidos producidos actualmente en estos casos no se acostumbran a realizar con herramientas típicas de la producción de gráficos para Internet, pero en cambio presentan mayoritariamente lo que podríamos catalogar como estética web. Suponiendo Flash como ejemplo paradigmático de producción gráfica en la red, podemos observar cómo muchas caretas televisivas tienen estética Flash a pesar que en realidad han sido producidas con herramientas propias de composición digital como Combustión o After Effects. La estética televisiva imita y se asemeja cada día más a la que impera en internet.

Inmediatez en la generación de contenidos

Por otra parte, más allá de la influencia estética que pueda ejercer la web en el audiovisual existe otra consecuencia importante derivada de la irrupción de Internet en este entorno. Hasta hace pocos años el parámetro definitorio de la producción audiovisual profesional era la calidad broadcast, y cabe recordar aquí como el Betacam ha constituido el estándar normalizado de calidad en televisión durante años. Al pasar la distribución de contenidos por una producción con importantes costes económicos, no resultaba trivial llevar ideas, autorías o guiones a la práctica.

Actualmente la red actúa como un canal capaz de potenciar autorías que sin ella probablemente no tendrían medios de divulgación. Editar en web es menos costoso y más fácilmente asumible a nivel económico que utilizar un canal televisivo como medio de divulgación.

El foco de intensidad se ha ido desplazando de la calidad broadcast omnipresente a la importancia de la inmediatez y la proximidad en la creación del contenido. Y probablemente se trata de un fenómeno que, con la proliferación de televisiones locales y canales temáticos, veremos en aumento. En éstos, como en la web, pueden perfectamente aliarse producciones de coste reducido con unos altos niveles de calidad en la creación de contenidos.

No tiene por qué resultar de ello una baja calidad de imagen en los programas. En realidad ocurre que los costes necesarios para obtener una imagen de calidad de vídeo se han diezmado en un corto periodo de tiempo. La calidad que hace unos años residía exclusivamente en las grandes productoras audiovisuales actualmente se halla ahora al alcance del gran público gracias a las tecnologías digitales.

Con una posibilidad de acceso más económico a una producción de nivel suficiente, el acento no se encuentra tanto ahora en la calidad a obtener sino en una generación atractiva de contenidos.

Una web audiovisual

Observamos cómo de un tiempo a esta parte la web ha dejado de ser el medio silencioso y gráficamente plano de sus inicios. Las webs de texto en pocos colores y a lo sumo contenido fotográfico parecen pertenecer a la prehistoria si las comparamos con los contenidos dinámicos generados con Flash o HTML dinámico. Sus contenidos actuales adquieren un dinamismo y una atracción estética que las acerca notablemente a los típicos productos de medios audiovisuales. Día a día, es más frecuente que entre los contenidos de Internet se incluya el vídeo, pero éste es cada vez menos un contenido añadido y más un elemento plenamente integrado y dependiente de interfaces complejas.

La web, cada vez más audiovisual, integra normas y convenciones del lenguaje del cine y la televisión al tiempo que las modifica. Las leyes que han evolucionado durante más de un siglo de fotografía y cine sufren aceleraciones importantes como resultado de la incorporación de contenidos audiovisuales en la web. Surgen nuevos contenidos y aparecen innovadoras formas de expresión. En una analogía con el pensamiento piagetiano, podríamos afirmar que tras la asimilación y acomodación de los conocimientos previos se produce una integración que transporta a nuevos estadios evolutivos.

Condicionantes tecnológicos y autoría

Ahora bien, el enriquecimiento audiovisual de la web no se produce de una forma armónica y libre de conflictos. Los desánimos, tanto en los autores como en los usuarios, derivados de las dificultades tecnológicas se encuentran a la orden del día. Y es que a pesar de las buenas intenciones, plantear la presencia de vídeo en la web es con frecuencia una quimera propia de pioneros.

Analizando el origen de las dificultades actuales derivadas de la publicación de vídeo en Internet tarde o temprano topamos con el ancho de banda. Si bien una ADSL supera con creces la velocidad de transmisión un módem corriente, observamos está lejos de la velocidad de transmisión habitual en los lectores de CD-ROM. El vídeo susceptible de ser visionado desde éstos en una televisión corriente puede llegar a presentar un nivel de calidad cercano al VHS. Si lo que pretendemos es transmitir vídeo de calidad, una comparación entre la web y el DVD bascula claramente hacia éste último en cuanto a parámetros de calidad y a capacidad de transmisión de datos.

Si bien las limitaciones del vídeo en Internet son importantes, de nuevo la capacidad de inmediatez y actualización tan propia de la web le aporta una agilidad informativa que la acerca al medio radiofónico. La facilidad de actualización y la rapidez en la generación de contenidos son unos activos que incrementarán su valor a medida que mejore el ancho de banda.

Nos interesa destacar este punto especialmente porque en una balanza cuyos brazos se extiendan por un lado hacia la creación de contenidos y por otro hacia la técnica el equilibrio entre uno y otro extremo es dinámica y complementaria. Obviamente existe un campo de estudio importante relacionado con la evolución técnica de la web y la televisión digital. Pero también otro que se relaciona claramente con la autoría temática, la guionización de los contenidos, la creación de nuevos formatos y programas.

En este sentido, mirando desde la óptica de creadores de contenido, interesa relativamente pensar en el medio de distribución. Un contenido que hoy precisamos publicar en soporte óptico probablemente mañana sea válido para una Internet de mayor ancho de banda y perfectamente distribuible a través de un canal de televisión digital. O temas que hoy deben pensarse necesariamente para web o CD-ROMs a causa de la interactividad podrán migrar hacia un medio televisivo cuándo éste incorpore interactividad.


Cita recomendada: MARÍN, Antoni. Contenido audiovisual y transmisión por Internet. Mosaic [en línea], diciembre 2003, no. 22. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/m.n22.0313.

Acerca del autor

Antoni Marín es profesor responsable de las asignaturas de Vídeo, Fotografía digital, Composición digital, Animación y Animación 3D del Grado en Multimedia de la Universitat Oberta de Catalunya. Ha trabajado como guionista y realizador para el canal 33 (TV3). Ha sido responsable de la coproducción In Situ entre el CNDP de París y el Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya. En esta entidad ha trabajado también como experto en formación audiovisual. Como fotógrafo es miembro de AFOCER (Agrupació Foto-Cine de Cerdanyola i Ripollet), de la Federació Catalana de Fotografia y de la ISF (Image Sans Fronières). Ha realizado diversas exposiciones individuales y colectivas. Ha participado en los intercambios entre la Chinese Photographic Association y la ISF para la realización de la exposiciones Tour seasons in Xingjiang.