Universitat Oberta de Catalunya

Cien años del nacimiento de McLuhan

Este año se celebra el centenario del nacimiento de Herbert Marshall McLuhan (1911-1980), profesor de literatura, crítico literario, retórico y uno de los primeros teóricos en hablar de las Teorías de los Medios. Un visionario que anticipó fenómenos que hoy en día estamos viviendo con las nuevas tecnologías y los medios de comunicación, y que lo hizo no sólo desde un punto de vista técnico sino también humanístico. El legado de Marshall McLuhan, desde mi punto de vista, es una de las aportaciones más interesantes para el ámbito multimedia, por su capacidad de conocer y anticipar la tecnología sin dejar de lado un análisis del impacto social, y por su visión transversal y su capacidad de observar el conjunto a partir del detalle. Sus libros y entrevistas le han consagrado como pensador audaz, crítico y personalidad muy enriquecedora para el debate de la sociedad de la información. No fue fácil en su época aceptar las atrevidas afirmaciones de este autor, que siempre jugó a provocar con sus sentencias controvertidas.

“En la era electrónica, llevamos puesta a toda la humanidad como si de nuestra piel se tratara”
(M. McLuhan, 1964)

Explicar a McLuhan es como intentar describir la realidad en un texto. Si se intenta, se cae inevitablemente en la trampa de simplificar una experiencia completa y penta-sensorial en una descripción resumida de palabras. Las ideas de McLuhan son complejas y difíciles de racionalizar. La complejidad de sus ideas y su estilo aforístico hace a veces difícil acceder a sus tesis. Resumir su discurso conlleva fácilmente empobrecerlo o incluso distorsionarlo. Eso es debido, entre otras cosas, a que su estilo no pretende ser científico, lineal o preciso, sino sugerente, provocador y profundo, sin dejar de ser por ello riguroso y rico en contenidos. Nos propone en uno de sus primeros libros The Mechanical Bride: Folklore of The IronMan (La novia mecánica: Folklore del hombre de hierro) (1951) una forma de acceder al libro mucho más típica de Internet que de su tiempo. Lo llamó Mosaic Aproach (un acercamiento a la información mediante el concepto de mosaico), y nos invita a leer su libro de forma aleatoria, sin seguir un orden lineal, sino dejándonos llevar por el azar, el interés, la intuición y el momento presente. Este artículo no busca tanto ordenar sus ideas, hazaña más que difícil, sino hacer una serie de instantáneas que nos permitirán descubrir desde distintas aproximaciones la esencia del autor.

Esta primera obra es un análisis de la publicidad en la prensa escrita, dando especial atención a la diferencia entre significado e intención. Se trata de un libro entendido como una colección de artículos que analizan distintos anuncios. Cada uno acompañado de una reflexión del autor, a veces crítica, otras humorística y otras teórica. El resultado del libro, junto con el método de “navegación mosaico”, tiene la función de incitar a la reflexión, buscar conexiones y descubrir los mecanismos de la publicidad al usar el lenguaje.

Su conocimiento en literatura y su especial atención a las estructuras lingüísticas son claves para entender su precisión lingüística, su capacidad de jugar con el lenguaje y su postura como determinista tecnológico. Con la publicación de Understanding Media; The Extensions of Man utiliza por primera vez el famoso aforismo “The medium is the message” (El medio es el mensaje). Atrevida afirmación que pone como protagonista el medio de transmisión por encima del contenido transmitido. McLuhan a lo largo de su obra estudia el impacto de las herramientas de comunicación en la sociedad. Empieza analizando la lengua, la escritura, para seguir estudiando el impacto de la imprenta y las tecnologías de comunicación eléctricas (cine, radio, televisión…). A su parecer, es más importante el cómo que el qué. Por ejemplo, habla del medio de la bombilla, que no contiene mensaje alguno y que modifica de forma radical la forma de organizarse de la sociedad. Si McLuhan estuviese hoy vivo seguramente hablaría de cómo sistemas de mensajería instantánea están modificando la forma de relacionarse de las sociedades, por encima de lo que se dice en estos mensajes. Para McLuhan, el medio moldea al espectador y determina su percepción y su capacidad de interacción, y por lo tanto marca de forma crucial la recepción del mensaje.

Este libro debe ser considerado pionero de los estudios de la teoría de los medios y una de las importantes aportaciones de la llamada escuela de comunicación de Toronto donde, junto a Harold Innis entre otros, se sientan las bases de los estudios de Teoría Media. Como vemos en la frase de Innis más abajo, son un grupo de pensadores que pone de manifiesto su visión determinista.

“Cambiamos nuestras herramientas y, a su vez, estas nos cambian a nosotros”
(Harold Innis)



Las imágenes de este artículo son fotografías de las páginas de este libro. Para sorpresa de muchos y siendo un libro clave para los teóricos de los medios, no se trata de un escrito o una tesis ordenada, sino de un trabajo que mezcla las disciplinas de fotografía, diseño, literatura y filosofía para crear un libro diseñado codo a codo con Quentin Fiore, que ilustra de forma coherente esta tesis innovadora y potente, tanto en contenido como en formato.

Sigamos analizando las aportaciones de McLuhan a nuestra sociedad. Fue, por ejemplo, el primero en anticipar la creación de la hoy popular “World Wide Web”1 treinta años antes de su existencia, en su libro The Gutenberg Galaxy: The Making of Typographic Man, donde anticipa que internet será una “extensión de la consciencia”.

Fuente: http://bookworkship.com/?p=218

McLuhan tuvo muy claro que la transmisión por radio y por cable de la información iba a modificar de forma profunda las estructuras sociales. Fue el primero en hablar del termino “global village” (aldea global), usado aún hoy como una potente metáfora para describir lo que esta sucediendo con las redes sociales que usan las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones a nivel planetario. De todos modos, el propio autor nos deja clara su intención:

“No explico, exploro”


Con esta afirmación respondía a una de las más repetidas críticas de los académicos hacia su discurso; McLuhan no seguía los modelos académicos de su época ni pretendía hacerlo. Su visión era mucho más transversal, ecléctica y elástica. Contra el pronóstico de muchos de sus retractores, su forma de comunicar y su discurso es aún hoy un referente y una importante influencia para los estudiosos de los medios de comunicación clásicos, así como una fuente de inspiración para los que investigan sobre las redes y la sociedad de la información. Su estilo fértil y provocador, complejo y muchas veces comprimido, se ha demostrado como eficaz y muy contemporáneo. Veamos este aforismo que relaciona las teorías posmodernas del científico cuántico Heidegger con la visión de la física clásica de Descartes:

“Heidegger navega por las olas electrónicas triunfalmente como lo hizo Descartes cabalgando por las olas mecánicas”


Marshall McLuhan estaba en contacto con los grandes pensadores e investigadores de su época y conocía de primera mano gran parte de las teorías que marcan el pensamiento contemporáneo. Su discurso no pretendía ser académico ni moderno, descartaba la lógica y la simplificación, y abrazaba la complejidad, el caos y la paradoja como formas sólidas y reales de avanzar hacia el conocimiento. Juega pues con el humor, el lenguaje y las metáforas para transmitir reflexiones o para provocar reacciones que nos hacen avanzar en nuestra comprensión del presente.

Al largo de toda su trayectoria, McLuhan resalta la importancia de comprender “los patrones y la habilidad de tratar con sistemas abiertos que sufren constantes modificaciones a la velocidad de la electricidad”2. De nuevo nos demuestra una gran capacidad de anticipar los eventos. ¿No es el análisis de patrones y la “navegación mosaico” el pan de cada día hoy con las nuevas tecnologías?

Otro aspecto que complica tomarse en serio a este gran personaje es su humor, a menudo muy británico, que caracteriza su discurso. Él mismo afirmaba en este caso con evidente ironía:

“No pretendo entender lo que escribo. Al fin y al cabo, mi caligrafía es muy compleja”


Fuente: http://marshallmcluhan.com/biography/

El tiempo ha demostrado que a pesar de su estilo atrevido, sus ideas siguen siendo candentes. El interés por su aportaciones sigue creciendo3, lo demuestran los varios congresos4, homenajes y debates que se están celebrando a raíz del centenario de su nacimiento.

Con un espíritu critico y una mente abierta, anticipó fenómenos que hoy en día aun se están consolidando. En este artículo nos es imposible analizar toda la obra o trayectoria del autor, pero sí que vamos a apuntar ciertas reflexiones que esperemos despierten la curiosidad del lector hacia este personaje.

Hoy en día, estamos viviendo una revolución social en el momento que, saturados y absorbidos por los nuevos medios, usamos avatares, redes y electricidad para representarnos y socializarnos. Se trata de una “presencia desencarnada” como decía el propio autor hablando de la tecnología como extensión del cuerpo. Como hemos visto en este artículo, el autor abrió múltiples debates, muchos de los cuales, aún hoy sin resolver. Para cerrar este pequeño homenaje a tan complejo personaje vamos a dejar algunos de sus aforismos para que el lector se aventure a interpretarlos.

“En la era de la información instantánea, los rumores son la real”
“Cuanto más saben sobre ti menos existes”
“Si el medio es el mensaje, entonces el usuario es el contenido”
“El misticismo es simplemente la ciencia de mañana soñada hoy”


El autor, con estas frases, reconoce el poder de la incertidumbre, pero es precisamente esa característica abierta de sus aportaciones lo que lo convierten en una figura especialmente interesante en la actualidad. Reafirma su discurso, concreto pero a la vez interpretable, como un modo de exigir la participación consciente del lector, obligándonos a posicionarnos delante de sus aportaciones. Se trata seguramente de un modus operandi más típico de un artista que de un investigador académico, y es aquí donde debemos de nuevo recordar que el rigor, la transversalidad y el tacto humano de este pensador aportan una forma de hacer muy en auge en las disciplinas como el multimedia.

Hoy en día aún pervive el Programa McLuhan en Cultura y Tecnología de la Universidad de Toronto, centrado en el estudio de la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio social. Parece que McLuhan nos está mirando como si de una obra de teatro se tratase, mientras navegamos por redes invisibles a la velocidad de la luz, desentrañando el sentido y el significado a partir de la avalancha de información que recibimos en cada instante de nuestro día a día.

“No estoy necesariamente de acuerdo con todo lo que digo”

Entender a Marshall McLuhan implica aceptar su forma de comunicar, las paradojas, las afirmaciones exageradas, pero también implica aceptar que su capacidad provoca un debate más necesario que nunca en la sociedad en la que vivimos.

1. Levinson, Paul (1999). Digital McLuhan: A Guide to the Information Millennium. Routledge. ISBN 0-415-19251-X.

2. (p.13) McLuhan, Eric, Zingrone, Frank (1995), McLuhan, escritos esenciales. Paidos ISBN 85-493-0532-2.

3. Beale, Nigel (28 Febrer 2008). “Living in Marshall McLuhan’s galaxy”. The Guardian (UK). Wolf, Gary (Gener 1996). “The Wisdom of Saint Marshall, the Holy Fool”. Wired 4.01. Publicat el 2009-05-10. Boxer, Sarah (3 abril 2003). “CRITIC’S NOTEBOOK; McLuhan’s Messages, Echoing On Iraq”. The New York Times: p. 1.

4.Congrés celebrat a Barcelona el Maig de 2011 organitzat per UPF, UOC i CCCB http://www.mcluhangalaxy.net/

Entender a Marshall McLuhan implica aceptar su forma de comunicar, las paradojas, las afirmaciones exageradas, pero también implica aceptar que su capacidad provoca un debate más necesario que nunca en la sociedad en la que vivimos.

1. Levinson, Paul (1999). Digital McLuhan: A Guide to the Information Millennium. Routledge. ISBN 0-415-19251-X..

2. (p.13) McLuhan, Eric, Zingrone, Frank (1995), McLuhan, escritos esenciales. Paidos ISBN 85-493-0532-2.

3. Beale, Nigel (28 Febrer 2008). “Living in Marshall McLuhan’s galaxy”. The Guardian (UK). Wolf, Gary (Gener 1996). “The Wisdom of Saint Marshall, the Holy Fool”. Wired 4.01. Publicat el 2009-05-10. Boxer, Sarah (3 abril 2003). “CRITIC’S NOTEBOOK; McLuhan’s Messages, Echoing On Iraq”. The New York Times: p. 1.

4.Congrés celebrat a Barcelona el Maig de 2011 organitzat per UPF, UOC i CCCB http://www.mcluhangalaxy.net/

Enlaces relacionados

Acerca del autor

Artista multidisciplinar especializado en instalaciones interactivas. Estudió el primer ciclo de Historia del Arte, un curso de Formación Profesional de Grado Superior en Producción de Televisión, Radio y Espectáculos y un máster en Diseño (especialidad en diseño de interficies gráficas). Además, a sus espaldas tiene diversas exposiciones individuales y colectivas, por las cuales ha recibido diferentes premios.

Actualmente es profesor de la UOC.

www.quelic.net