Universitat Oberta de Catalunya

Congreso Mundial del Móvil – Introducción

Vista general de la decimotercera edición del Mobile World Congress, celebrado el pasado mes de febrero en Barcelona (Foto de prensa: Mobile World Congress).

Introducción

Sobre el papel, el Mobile World Congress, celebrado del 11 al 14 de febrero en Barcelona, apuntaba con mucha fuerza al desarrollo de contenidos multimedia para dispositivos móviles. Paneles sobre redes sociales, publicidad, “movilizar la experiencia web“, un stand de la división móvil de Yahoo!, la presencia estelar de los actores Isabella Rossellini y Robert Redford, representando su festival de cine de Sundance. Prácticamente todo el programa apuntaba a un congreso extremadamente “multimedia”.

Sin embargo, el mapa de expositores explicaba una historia bien diferente. Y es que, dividiendo de manera grosera expositores en proveedores de infraestructuras, fabricantes de dispositivos de consumo y productores de contenidos, hay que decir que el mundo que describe el congreso deja bien claro que hoy por hoy las infraestructuras son un negocio mucho más grande que el de los productos de consumo y que estos últimos siguen siendo mucho más significativos que los contenidos para móviles, tanto para la Red como fuera de ella.

La mochila de cortesía con que se obsequiaba a los asistentes al evento venía patrocinada por la muy desconocida firma Tellabs, un proveedor de equipos de telecomunicaciones. Al entrar, el más espectacular de los pabellones de la feria era el construido especialmente para la ocasión por la Huawei, el mayor proveedor de equipos de redes y telecomunicaciones de China, y uno de los más importantes del mundo. Toda una señal. Porque si uno fuese a asistir a un congreso sobre Internet y el patrocinador de la mochila fuese Cisco Systems, la sorpresa sería mayúscula y se preguntaría uno si había elegido correctamente el congreso.

Un paseo por el extensísimo recinto ferial (en el que no quedaba un metro cuadrado por ocupar) no hacía más que confirmar esa impresión. No había más que comparar los adjuntos stands de Nokia, el fabricante de móviles, con su vecino de Nokia Siemens Networks, una alianza dedicada a las infraestructuras de telecomunicaciones. A pesar de la magnificencia de ambos, no podía uno más que admitir que el de de Nokia Siemens era aún más suntuoso que el de Nokia.

Imagen de uno de los stands en el interior de la Feria de Barcelona (Foto: Departamento de Prensa, Mobile World Congress, 2008).

Y, salvo notables y muy importantes excepciones (como la ya citada presencia del gigante Yahoo!, que aún en horas bajas tiene una masa crítica y una capacidad de producir nuevas ideas dignas de toda la atención), el pabellón de Fira de Barcelona dedicado a los contenidos seguía disparando las alarmas. Muchos expositores dedicados a los “contenidos para adultos”, algunas otras ofertas de muy seguro potencial económico pero de dudosa reputación y ética, mucho politono… pero pocos contenidos mainstream y prácticamente ninguna novedad digna de mención más allá de la producción de dispositivos que reciclan los contenidos ya existentes de los grandes productores para la menor de las pantallas.

Todo esto, además, en un momento histórico en que se juntan diversos hechos clave: las tarifas de navegación desde el móvil comienzan a ser tolerables para el bolsillo de poder adquisitivo medio/alto, la cobertura de las redes 2.5G y 3G es lo suficientemente amplia como para que las velocidades de navegación no sean un factor de abandono (desde el móvil, de nuevo, que si nos referimos al uso de módems UMTS la cosa aún parece bastante poco competitiva) y apenas se venden móviles que no tengan la potencia de proceso, las capacidades multimedia (en forma de pantalla y procesado de audio) y el software (sea este el navegador, Flash Lite o clientes específicos, como los juegos) como para que los contenidos multimedia sean utilizables.

La sensación global, por hacer una analogía, sería similar a la que teníamos al pisar ferias sobre el mundo de Internet en 1996: aún no hemos llegado, pero el cambio de tendencia que se viene anunciando desde hace años (desde los tiempos de los navegadores WAP, como mínimo) parece que, esta vez sí, es inminente y conviene ir tomando posiciones para iniciar la partida con ventaja.

Parte I: Publicidad en el móvil + La experiencia web en el móvil

Parte II: La sociedad avanzando + ‘¡Es la experiencia del usuario, estúpido!’