Universitat Oberta de Catalunya

«La Zona», instalación interactiva sobre el desastre nuclear de Fukushima

 El 11 de marzo de 2011, un terremoto de magnitud 9 hizo temblar durante seis minutos la Tierra alrededor de su epicentro en el Océano Pacífico frente a la ciudad de Sendai en Japón. Consecutivamente, un tsunami que llegó a alcanzar más de diez metros de altura barrió 300 kilómetros de la costa, llevándose pordelante la vida de más de 18 mil personas entre muertos y desaparecidos.

El choque de las ondas sísmicas y las olas gigantes con la central nuclear de
Fukushima Daiichi, una de las más grandes del mundo, provocaron el fallo uno tras otro de todos los sistemas de seguridad. Sin refrigeración, el calor de latencia hizo que los núcleos de los reactores de las unidades 1, 2 y 3 se sobrecalentaran y se fundieran. Las subsiguientes explosiones de hidrógeno reventaron los edificios de contención que los albergaban. Todas las barreras de protección fracasaron. La radiación se propagó en todas direcciones.

Los subproductos de la fisión nuclear – gases nobles y radio-nucleidos de alta energía gamma, beta y alfa -, antes apresados en vasijas de acero de varios centímetros de grosor, pasaron a mezclarse de manera invisible y peligrosa con el viento, el agua, el suelo, las plantas y los animales. Más de 160 mil personas fueron evacuadas indefinidamente de sus casas. Un área geográfica de 800 kilómetros cuadrados alrededor de la central defenestrada fue declarada no apta para la habitabilidad humana.

La Zona, imagen promocional. Foto por Gabriel Díaz, cortesía de LABoral.

La Zona es una instalación interactiva sobre el desastre nuclear de Fukushima. Explora las posibilidades combinadas de la cartografía y el video para comprender los desastres ambientales contemporáneos, presentando de manera didáctica al público algunos elementos del territorio en Japón afectado por las consecuencias del accidente radiológico.

En la espiral actual de devastación ambiental, La Zona nos desafía a repensar no solo lo que el mundo podría llegar a ser en un mañana distópico, sino lo que ya es en la actualidad. En Fukushima, como antes en Chernóbil, la naturaleza se ha convertido en una zona donde nuestros sentidos resultado de millones de años de evolución no son capaces de percibir la presencia de la radiactividad en el ambiente. En ese sentido, la zona es un espacio físico pero también un espacio mental, una metáfora que construye la mitología del presente. Nos alerta sobre los sueños del progreso tecnológico tornados en pesadilla.

Contexto

La Zona fue la propuesta premiada en la VI edición de la Beca de producción DKV Seguros-Álvarez Margaride convocada por LABoral Centro de Arte de Gijón. Es fruto de la colaboración entre los artistas asturianos Pablo DeSoto y Román Torre.

Entrada a la instalación. Fotos cortesía de los artistas.

La idea del proyecto tuvo como punto de partida la investigación de campo sobre las consecuencias del desastre nuclear de Fukushima realizada por Pablo DeSoto como artista residente en el Instituto de Intercambios Culturales Tokyo Wonder Site, en el año 2012. Esta investigación tomo forma en la tesis doctoral titulada Antropoceno, Capitaloceno, Chthuluceno, viviendo con el problema en Fukushima, defendida en 2016.

La Zona fue producida durante una residencia artística de un mes en LABoral Centro de Arte y contó para su realización con la colaboración de Karin Ohlenschläger, Patricia Villanueva & María Romalde, así como Carlos Luque, del FabLab del centro. Estuvo expuesta al público entre el 22 de junio y el 21 de octubre de 2018.

Making of de La Zona. Fotos cortesía de los artistas.

La instalación está formada por cuatro partes: 1/ una cartografía interactiva, 2/ un vestuario de trabajadores, 3/ un área de documentación, 4/ una intervención al aire libre.

Cartografía interactiva

La parte principal de La Zona es una cartografía digital de 80 metros cuadrados que proyectada en el suelo permite a los visitantes caminar e interactuar sobre ella. Esta cartografía abarca dos escalas geográficas diferentes: la del Archipiélago de Japón, y la de la zona de la exclusión.

Cartografía interactiva, escala de Japón. Foto por Marcos Morilla, Cortesía de LABoral.
Cartografía interactiva, escala de la zona de exclusión. Foto por Marcos Morilla, Cortesía de LABoral.

En ambos encuadres, el mapa es dibujado incluyendo los datos de medición de radioactividad del proyecto Safecast. Los colores amarillos señalan los máximos niveles de contaminación radiológica y los azules los mínimos. Safecast es una comunidad de ciencia ciudadana establecida en Japón como respuesta al desastre nuclear. Sobre el suelo, cinco objetos fabricados digitalmente activan una historia específica cuando el visitante se aproxima a ellos. Estas historias incluyen 1 / el terremoto y el tsunami, 2 / la fusión de múltiples reactores nucleares, 3 / la evacuación de la población, 4 / el primer periodista en recorrer la Zona de Exclusión, y 5 / la ciencia ciudadana como respuesta al desastre

Detalle del suelo de la cartografía interactiva. Fotos cortesía de los artistas
Objetos actuadores. Fotos cortesía de los artistas

Vestuario de los trabajadores

El vestuario de los trabajadores es un tributo a los miles de jornaleros, en su mayoría subcontratados, que ingresan a trabajar cada día en la Central Nuclear de Fukushima Daiichi. Mientras que los empleados formales de la compañía eléctrica TEPCO hacen un trabajo principalmente de gestión y rara vez intervienen en los sitios problemáticos, los trabajadores contratados por las empresas del nivel inferior se encargan de los trabajos físicos, tales como la limpieza y las reparaciones en ambientes altamente radiactivos, sin información suficiente, seguro de accidentes laborales y medidas de seguridad apropiadas. Incluye un medidor de radioactividad bGeige desarrollado por Safecast.

Área de documentación

La Zona incluye un área de documentación con libros, informes y documentos académicos sobre el desastre nuclear de Fukushima. Los artículos académicos seleccionados se organizan en seis categorías principales: movimientos sociales, ciencia ciudadana, filosofía, ecosistemas, activismo, trabajadores y salud pública. Además, incluye recursos de fuentes primarias recopilados en Japón entre noviembre de 2011 y febrero de 2012.

Área de documentación. Fotos cortesía de los artistas.
Área de documentación. Fotos cortesía de los artistas.
Área de documentación. Foto por Marcos Morilla. Cortesía de LABoral

Intervención exterior

Una intervención al aire libre ocupó el espacio público en la entrada del Centro de Arte LABoral. Consiste en un montículo de balas de paja con el símbolo radiactivo que evoca los depósitos de almacenamiento de tierra contaminada que se extienden por todas las cantos de la prefectura de Fukushima.


Depósito exterior. Fotos cortesía de los artistas.

Enlaces relacionados

Documentación

Cita recomendada:  DeSoto, Pablo. ’La Zona’, instalación interactiva sobre el desastre nuclear de Fukushima». Mosaic [en línea], septiembre 2020, no. 185. ISSN: 1696-3296. DOI: https://doi.org/10.7238/m.n185.2032

Deja un comentario