Universitat Oberta de Catalunya

Héctor Ruiz

“Tenía que pasar porque los libros digitales son mucho más baratos y ecológicos, y tienen un potencial educativo mucho mayor que los libros de papel.”.

Mosaic: ¿Cómo son los productos que ofrece Digital-text?

Héctor Ruiz: Hacemos libros de texto digitales, pero lo que es original en nosotros es el concepto. En Estados Unidos, McGrawHill empezó a hacerlo hace uno o dos años: lo que han hecho es pasar los libros que ya tenían a html, php, pdf y le han añadido alguna animación. Es decir, simplemente los han puesto al alcance digitalmente pero no han avanzado en lo que te ofrece un ordenador. Pero nosotros destacamos en la manera de hacerlo. Hemos querido olvidar la idea del libro en papel: partimos del ordenador y hemos construido un nuevo tipo de ‘libro’. Hemos partido de cero: todo el contenido es nuevo y todo el concepto es nuevo.
Estamos ofreciendo todos los contenidos curriculares de las ciencias experimentales y la tecnología. Nosotros lo ofrecemos todo y, por lo tanto, el profesor puede dedicarse a enseñar lo que le interesa. Ahora lo que tenemos es una base y lo que queremos es irla desarrollando durante el curso. Una de las cosas buenas que tienen nuestros libros es que están vivos: Internet permite que continuamente se amplíen o se corrijan si hay algún error.

Mosaic: ¿Cómo surge la idea de hacer libros de texto digitales?

H.R.: Nace a partir de una entidad sin ánimo de lucro, Omnis Cellula, que se dedica a la divulgación científica y que está dentro de la Universitat de Barcelona (UB). Una de estas revistas que hacemos, Eureka, va dirigida a las escuelas, lo que nos permite tener mucho contacto con profesores y alumnos. Vimos que mientras todos los ámbitos de nuestra vida habían avanzado mucho en el tema digital, la educación estaba todavía anclada en los libros de texto de toda la vida. Y surgió esta idea, que tampoco es una idea muy original, pero es algo que tenía que pasar y nosotros nos tiramos a la piscina. Tenía que pasar porque los libros digitales son mucho más baratos y ecológicos, y tienen un potencial educativo mucho mayor que los libros de papel.

Mosaic:No hace ni siquiera un año que existe la empresa…

H.R.: El primer capítulo, la definición de la idea, fue a principios del verano pasado. Lo hice con Manuel y con uno de los dibujantes de Eureka: fue el capítulo de Cinemática. A partir de aquí generamos todo el proyecto y creamos la empresa. Por suerte hemos conseguido reunir un equipo de gente que es muy válida, como profesores y como escritores, que explican las cosas de la manera adecuada. La suerte es que ya teníamos el equipo que hacía la revista Eureka.

Mosaic: ¿Cuánta gente trabaja en la elaboración de los libros y cómo os organizáis?

H.R.: Tenemos cuatro departamentos. El de marketing y comunicación el financiero-administrativo, el editorial y el tecnológico. El departamento editorial, que es el que llevo yo, es el encargado de la elaboración y es el más grande de la empresa. Somos unas 30 personas: autores, que escriben los guiones de los libros; editores, coordinadores de los equipos; dibujantes y animadores flash; revisores, correctores y traductores, porque los materiales están en catalán y en castellano. El departamento tecnológico se encarga de desarrollar la plataforma web. Además de crear estos contenidos, que es nuestro principal producto, aprovechamos toda la plataforma que los gestiona para ofrecer además servicios de aula web. Que las escuelas y profesores tengan su propia red y que tengan más funcionalidades para interactuar con los alumnos.

Mosaic: Habéis escogido la tecnología Flash para los libros. ¿Por qué?

H.R.: Porque queríamos que nuestro modelo de libro fuera atractivo para los alumnos. Venimos del mundo de la divulgación y, para nosotros, no solo es importante que las cosas se entiendan sino que también tienen que llamar la atención del público; que les parezcan interesantes y atractivas, sin perder el rigor, evidentemente. El modelo que buscamos es un modelo muy visual y, con esto, estás diciendo Flash. Además, es un modelo basado en el cómic. Nuestros libros tienen una parte central que es la explicación de la materia, que la hace un personaje famoso: Newton, Einstein…

Mosaic: Has dicho que habéis partido de cero y habéis creado un modelo de libro de texto distinto a los ‘convencionales’. ¿Cómo elaboráis estos contenidos?

H.R.: Todos los que hemos elaborado los contenidos somos o hemos sido profesores, en secundaria y universidad. En la definición de la idea, tuvimos un equipo de pedagogos de la UB y, a partir de aquí, lo hemos llevado los editores, que somos quienes estamos más en contacto con los alumnos, que vemos lo que funciona y lo que no.
A partir de ahora queremos que los profesores que utilizan nuestro material nos puedan enviar sus propuestas, sus ideas, y nosotros pondremos nuestro equipo a su disposición. Es decir, nuestros dibujantes, animadores…

Mosaic: Al escribir el guión, ¿planteasteis algún criterio para utilizar los distintos recursos multimedia que acompañan el contenido?

H.R.: Se añaden según surge la necesidad. Estás intentando explicar cosas y piensas como si estuvieras delante de los alumnos. Enseguida te das cuenta de lo que te hace falta, qué necesitarías para que lo entendieran más fácilmente. Y enseguida ves que necesitas… algo que se mueva, casi siempre es algo que se mueva. Los dibujos de toda la vida sí están en los libros pero les faltaba, no solo tridimensionalidad, sino movimiento: el ver cómo pasan las cosas, las causas y los efectos.

Mosaic: ¿Qué vamos a encontrar en uno de vuestros libros de texto y cómo se estructura el contenido?

H.R.: Cada libro de texto tiene su storyboard. La parte central es la explicación de una forma amena y comprensible de la materia, para que el alumno entienda la materia de una forma fácil y, sobre todo, que le entre de una forma más agradable, y que piense, ‘pues no es tan pesada la materia…’. Y después se encontrará con ejercicios interactivos, actividades, que es donde queremos destacar. Aquí hacemos desde videojuegos, a simulaciones enteras que permitan introducir los conceptos, estudiar de una manera alternativa. Y después hay documentos, la parte más parecida a un libro de texto que, de hecho, son pdf’s que se pueden descargar e imprimir. Que no es lo que nosotros vendemos, pero estos resúmenes son la forma clásica de explicar las cosas, y sirven después para estudiar.

Mosaic: Los contenidos los presentan los personajes: dibujos. ¿Cuál fue el criterio para diseñar los personajes que aparecen dibujados? Quizá parezcan un poco infantiles…

H.R.: La opinión sobre si son un poco infantiles es bastante extendida. Estoy de acuerdo que algunos capítulos tienen una línea gráfica que se tendría que revisar para adecuarla a la edad de los alumnos a los que se dirige. Es algo que haremos, sin falta, el año que viene. Sin embargo, estos libros están basados expresamente en el género del cómic, por motivos pedagógicos: es un género que resulta muy amigable para los chicos de estas edades; su predisposición delante de este formato es significativamente más favorable. Por otro lado, no hay qyue olvidar que estos chicos son los principales compradores de cómics (manga, especialmente, un tipo de dibujo de líneas curvas, propias de un estilo infantil) y espectadores de series televisivas basadas en éstos. Yo creo que el problema es que el cómic en sí está encasillado como un género para niños. Pero no es cierto, hay cómics para todas las edades. En las encuestas y en las pruebas que hemos hecho con nuestros propios alumnos, allí donde el profesor decía que era demasiado infantil, a los alumnos les parecía bien.

Mosaic: ¿Qué aspecto tiene el guión? ¿Qué método utilizáis en esta parte del proceso de producción?

H.R.: El guión lo hacemos a partir de un Powerpoint. Nos permite situar las unidades que lleva cada página del libro en el espacio: texto, animaciones… Por un lado, esto y el storyboard, y por otro, tenemos los documentos. Unos documentos son los pop-ups, ampliaciones; y un documento con los ejercicios, que van desde lo típico (tipo test, arrastra, relaciona…) a ejercicios exclusivos y pensados para ese capítulo, una animación o una simulación entera, por ejemplo. Y después el documento de las actividades, que es el más potente porque es lo que hay que hacer después con Flash. Además del documento de resumen.

Mosaic: Estos materiales, ¿están más pensados para los alumnos o para los profesores?

H.R.: Para los dos. Por un lado, para que el profesor lo utilice en clase con su pizarra digital o en el aula de ordenadores… que las animaciones le sirvan para explicar, a su manera, la materia.
Pero también está pensado, y mucho, para que el alumno pueda estudiar solo en casa y pueda entrar en la materia de una forma amena. Y después tenemos el trabajo conjunto, en red, con ejercicios y actividades que conectan profesor con alumno. A través del Aula Web, un espacio en que se encuentran profesores y alumnos, y donde el profesor puede reunir a los alumnos para trabajar en red, abrir foros, publicar ejercicios, evaluar actividades…

Mosaic: Dices que también están especialmente pensados para que los alumnos trabajen en casa, ¿Qué nivel de autoevaluación hay en vuestras actividades?

H.R.: En estos momentos es una autoevaluación bastante sencilla: te dice cuántos errores has hecho, no te dice cuál es la respuesta correcta porque la idea es que lo hagan más de una vez. Si lo haces e, inmediatamente, te dicen cuál era la opción correcta, ni siquiera pensarás. Lo hacemos, de hecho, un poco como un Master Mind. De momento tenemos la base, iremos ampliando los ejercicios auto evaluables.

Mosaic: ¿Basta con los libros de texto digitales o de momento son ‘solo’ un apoyo a la docencia y el estudio?

H.R.: Si las escuelas ya estuvieran preparadas y los profesores ya se hubiesen adaptado cien por cien a este nuevo formato, que tiene que ser un cambio progresivo, nuestros libros podrían sustituir los libros de texto de ahora. Ofrecerían lo que ofrecen los de ahora y muchas más cosas.

Mosaic: Animaciones, imágenes, pop-ups…. ¿son distracciones contraproducentes para el estudiante?

H.R.: Nosotros tenemos la experiencia contraria: cuanto más movimiento y más cosas, más atención le prestan los alumnos. Especialmente los más movidos. Y esto no sólo lo decimos por experiencia, sino que también pedagogos y psicólogos nos lo confirman. Es una forma simplificada de decirlo, pero resulta que estos colores, movimientos, atraen su atención.

Mosaic: De momento tenéis los libros de texto de las asignaturas de ciencias y tecnología. Vais a por las letras…

H.R.: ¡Y las mates!, que les tenemos, más que respeto, mucha admiración. Las queremos plantear, pensar bien y hacer una herramienta que también sea muy útil para el profesor y para el alumno. Es la próxima asignatura que haremos. Las siguientes serán filosofía y educación para la ciudadanía, seguro, porque ya las tenemos apalabradas con dos miembros de nuestro equipo que han trabajado anteriormente en ellas.

Mosaic: Y, todo por el módico y sorprendente precio de 20 euros…

H.R.: 20 euros por acceder a todos los libros de tu curso.

Mosaic: ¿Es poco?

H.R.: Es poco, pero es viable. Ahora ofrecemos la ciencia y la tecnología por 20 euros y nuestra idea es cubrir todas las asignaturas y ofrecerlas por 30 o 40 euros. Recordemos que los libros en papel salen por unos 200 euros al año.

Mosaic: A fecha de hoy, ¿cuántos libros habéis vendido?

H.R.: A principios de junio teníamos 130 institutos que nos han comprado los libros. Y es una pasada. Lo es en términos absolutos y, todavía más, lo es en términos relativos. Sobre todo considerando que todavía estamos terminando la obra, que no la hemos podido mostrar todavía entera.

Mosaic: Las perspectivas de futuro son más que buenas.

H.R.: Y diversas consejerías de educación de comunidades autónomas nos han contactado, ¡ellos a nosotros!, interesándose para poder contar con nuestro material para las escuelas. Y estamos llegando, en estos momentos, a soluciones. Por ejemplo, en Castilla y León, les hemos ofrecido pequeñas unidades didácticas, que son unas cuantas páginas, para que las ofrezcan a las escuelas.

Entrevista a Gonzalo Trespaderne y Manuel Merlo, Un Mundo de Valores

Etiquetas:
Héctor Ruiz

Héctor Ruiz Martín es Director Editorial de la empresa Baherumi Digital S.L., desde donde ha creado los Digital-text, libros de texto digitales en línea para la Educación Secundaria. Licenciado en Biología por la UB, es fundador y director de la revista Eureka, una publicación que combina la divulgación científica con educación, que se distribuye en Catalunya y sirve de soporte docente. Es también fundador y director de la revista científica Omnis cellula, de alta divulgación científica, adquirida por el Institut d’Estudis Catalans para ser la revista oficial de la Societat Catalana de Biologia.