Universitat Oberta de Catalunya

Festival Sónar 2007

Temática: Arte multimedia

La decimocuarta edición del Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia de Barcelona Sónar 2007 tuvo lugar los días 14, 15 y 16 de junio en el CCCB, MACBA, L’ Auditori, el Centro de Arte de Santa Mónica y en el recinto Fira Gran Vía 2. Los organizadores de este evento informaron que alrededor de 80 mil personas pudieron disfrutar de una variada oferta de actuaciones musicales, entre las que destacaron figuras como Beastie Boys, Devo, Mogwai, Altern8, Fangoria, Junior Boys, Richie Hawtin, Jeff Mills o Dizzee Rascal.

Si bien el plato fuerte del Sónar es la música, en Mosaic nos centraremos en algunos de los contenidos multimedia exhibidos en este evento. Presenciamos en el escenario Et Voilà!, las actuaciones de Mago Julián, Nemónico y Julien Maire como parte de la programación de SonarMática. Esta área fue una de las más celebradas por la prensa y el público, y en ella se buscaba recuperar el ilusionismo a través del vínculo entre la magia y la tecnología. Sonarama, en cambio, estuvo dedicada este año a las relaciones entre espacio y sonido. Asistimos a las conferencias que pronunciaron Jost Muxfeldt, Kurt Hentschläger y Tres en el Centro de Arte de Santa Mónica acerca de sus trabajos exhibidos en esta sección.

SonarMática: Mago Julián, Nemónico y Julien Maire

Sonarmática fue la exposición y el espectáculo que los organizadores del Sónar 2007, en colaboración con MediaLabMadrid, dedicaron a la fusión de magia y tecnología en el arte digital. Los contenidos de esta sección estaban inspirados en la Tercera Ley del escritor británico Arthur Clarke, según la cual: “Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

Partiendo de este principio se habilitó el escenario Et Voilà! en el que tres artistas presentaron sus trucos y habilidades con el fin de sorprender y divertir al público presente. Dio comienzo esta velada, celebrada en el CCCB el pasado 15 de junio, el Mago Julián en colaboración con Zachary Liberman. Este último es considerado uno de los artistas digitales más importantes en la actualidad, junto a su colaborador Golan Levin. En sus instalaciones utiliza la tecnología de forma lúdica y enigmática para investigar sobre la naturaleza de la comunicación y sobre los límites entre lo visible y lo invisible. En su espectáculo, Mago Julián utilizó el trucaje digital como una forma de engañar la percepción del espectador. Tanto es así que al público se le hacía difícil adivinar si sus trucos eran resultado de la magia o de la tecnología.

En cambio, el artista mexicano Gerardo Navarro, conocido como Nemónico, enfocó su actuación en lo que él llama Teatro de la Mente. La mnemotecnia (de donde viene su nombre artístico) es un procedimiento de asociación mental para facilitar el recuerdo de algo, según el Diccionario de la Real Academia Española. A diferencia de la actuación distendida y lúdica de Mago Julián, la de Nemónico se desarrolló en un ambiente de mayor tensión. Esto pudo deberse a que su performance demandaba una mayor atención y concentración por parte del público; o bien, a que introducía elementos muy subjetivos como la memoria y el recuerdo. En el último número de su actuación, Nemónico tuvo que desistir de hipnotizar a una chica del público ante la negativa de esta a seguir intentándolo.

Para finalizar esta presentación, el artista francés Julien Maire exhibió Digit. A primera vista se trataba de una interpretación sencilla: un escritor estaba sentado frente a una mesa escribiendo el guión de una película. Pero la magia de esta performance fue que entre el pensamiento del hombre y el papel en blanco no existía ningún intermediario, como por ejemplo un bolígrafo o una pluma. Mientras Maire pasaba la yema de sus dedos sobre el papel, se iban dibujando frases que poco a poco construían un guión cinematográfico.

Sonarama: Kurt Hentshläger, Jost Muxfeldt y Tres

En el ciclo de conferencias y debates de Sónar 2007 presenciamos las charlas dedicadas a las relaciones entre el espacio y el sonido que tuvieron lugar en el auditorio del Centro de Arte de Santa Mónica. Los artistas Hentschläger, Muxfeldt y Tres explicaron los proyectos que presentaron en Sonarama, una de las clásicas áreas expositivas de este festival.

Al igual que los otros dos conferenciantes, el artista austriaco Hentschläger hizo un breve repaso por su trayectoria profesional poniendo especial énfasis en su último trabajo, Feed. Se trata de una performance, que exhibió en Sónar, realizada con proyecciones tridimensionales, niebla artificial, nubes estroboscópicas y una banda sonora cargada de feedback y frecuencias subgraves.

En su charla, este artista expresó su predilección por temas como la arquitectura, la “pintura” con el sonido y la percepción. Para él, esta última tiene que ver con la forma en que experimentamos la realidad, específicamente el espacio y el tiempo, y se caracteriza además por poseer un carácter maleable, es decir muy fácil de influir. Hentschläger señaló que la percepción de sus obras depende del estado de ánimo del espectador y tiene que ver con una experiencia muy similar a la del consumo de drogas alucinógenas, en las que los referentes espaciales desaparecen. Importante fue también la explicación que hizo del concepto de sinestesia, en el que la imagen y el sonido se construyen de tal manera que permiten la captación de espacios imaginarios en la mente del espectador.

Seguidamente tocó el turno al músico y filósofo alemán, Jost Muxfeldt. Este artista exhibió en el festival Audio Kinematics, “una audio-escultura cinemática virtual basada en el sonido envolvente producido por seis altavoces y la imágenes abstractas proyectada sobre una pantalla”, tal como informó el cartel del festival.

En su charla, Muxfeldt señaló que en la creación de este tipo de instalaciones sonoro-espaciales no se puede imitar la realidad. Puso como ejemplo el uso del sistema dolby envolvente en los grandes cines de los centros comerciales. Lo que generan estos aparatos son espectadores pasivos, ya que el sonido que transmiten dirige la escucha. En vez de esto, Muxfeldt recalcó a los presentes la necesidad de crear la idea del espacio y asimismo de crear las relaciones entre ese espacio y el sonido.

Finalmente, Tres explicó cómo sería el concierto de apagar o blackout concert que iba a presentar como acto de clausura de Sonorama. Se trataba de la obra Blackout #20 que consistía en desconectar progresivamente todos los mecanismos, aparatos y luces del Centro de Arte de Santa Mónica hasta alcanzar una situación de silencio y oscuridad total. Este artista manifestó que uno de los aspectos que más le interesan del silencio, y que quería transmitir en este “concierto” de clausura, es dotarlo de presencia e investigar su comunicación con el entorno.