Universitat Oberta de Catalunya

Animación en Flash: la postal navideña de la UOC paso a paso

Comienzos del siglo XXI. Por fin tengo Internet. Empiezo rápidamente a husmearlo todo. ¿Qué es eso que se mueve? ¿Esos dibujitos? Acabo de descubrir el apasionante mundo del Flash, por aquel entonces Flash 5. De pronto parecía algo mucho más cercano y posible el poder realizar animaciones, juegos, experimentos visuales, interfaces espectaculares, y todo ello desde un entorno mucho más intuitivo para profanos como yo. La facilidad con la que se pueden hacer animaciones sencillas lo convirtieron para mí en un juguete de lujo desde que tuve la oportunidad de empezar a probarlo.

Hay un montón de estupendas webs que no tendrían sentido sin Flash. Puede que no sea tan rápido como entrar en otras webs, pero ¿por qué pasar corriendo por una galería de arte? Si no tienes prisa, si te apetece ver cosas espectaculares, si quieres ver creatividad por los cuatro costados, date un paseo por la página the Favourite Website Awards. Como decían en la desaparecida flash-es.net, aquí se demuestra que el límite está en tu imaginación.

Pese a lo que pueda parecer, no soy una defensora acérrima de Flash, pero para según qué objetivos no cabe duda de que es una herramienta estupenda. No deben usarse los mismos códigos para un videoclip que para un documental, para un retrato artístico que para un retrato robot, para una web de un videoartista que para una web de un periódico. Además Flash no tiene por que pensarse para un entorno exclusivamente de Internet, aunque se desenvuelva bien en ese contexto. ¿Quién nos iba a decir hace pocos años que cualquiera de nosotros podríamos hacer una animación en 2D sin apenas medios?

Ejemplo Flash 1

Proceso de creación de la postal navideña mediante el programa Flash.

Un caso concreto del uso de Flash: la postal de navidad de la UOC paso a paso

A mediados de octubre se convocó un concurso para hacer la felicitación de navidad de la UOC. Había ciertas normas en cuanto al uso de la imagen corporativa, las tipografías posibles a emplear, y los textos que como mínimo tenían que aparecer en la felicitación. Yo quería que la felicitación se asociara claramente a la UOC, por lo que en vez de encontrar estas normas como supuestas restricciones, las utilicé como base de todo el proyecto.

Lo que más representa a una institución es su logo, por lo decidí que apareciera en lugares muy destacados, incluso lo utilizaría también para mostrar el proceso de carga de la postal. Otro factor que representa claramente a esta universidad es su método de estudio, así que decidí representar a un estudiante en su casa. Por otro lado había que felicitar el año en diferentes idiomas, lo cual suponía mucho texto. No quería recargar la postal, así que se me ocurrió que las líneas de los dibujos fueran los propios textos que había que incluir en el diseño. La nieve, recurso típico navideño, también la haría con texto, en este caso con el año. Y para mayor asociación decidí utilizar para todo el diseño los dos únicos colores básicos de la UOC, el azul y el blanco. El azul para los contornos, los textos y la noche; el blanco, para la nieve y para la habitación.

El primer paso consistió en buscar imágenes de personas estudiando, y probar si funcionaban con muy pocas líneas. Para ello importaba la imagen a Flash, y en una capa superior dibujaba los trazos básicos de la imagen que tenía debajo. El dibujo no se me da especialmente bien, pero ¿quién no sabe calcar? Después ocultaba la imagen original y comprobaba si se entendía claramente el dibujo. Cuando encontré la imagen apropiada, sustituí los trazos por las frases que había que utilizar, a las que añadí algún idioma extra. Cada frase la había transformado en un símbolo para reducir el peso total de la película y poder reutilizarla con comodidad las veces que hiciera falta.

Con tan pocas líneas, tenía claro que la animación también debería estar reducida a su mínima expresión. Para representar a alguien escribiendo, es suficiente con un movimiento del brazo y de la mano. Así que primero realicé una simplísima animación del moviclip del brazo, que a su vez contiene un moviclip con la animación de la mano. También realicé una máscara para que el texto que se encontraba en el cuaderno se escribiera siguiendo el movimiento de la mano. Completo esa escena con una ventana, para contextualizarlo en una habitación, y el logo de la UOC.

Crear la nieve fue un poco problemático. Tenía muy claro que tenía que ser una animación realizada a partir de programación, ya que si no todo se ralentizaría mucho, y no sería un efecto tan natural como el que puede dar la parte de azar que puede programarse, y además sería mucho más costoso de realizar. Andaba un poco perdida sobre cómo hacerla, así que busqué tutoriales para hacer nieve en el inmenso mundo de Internet. Cuando ya entendí cómo se hacía, programé la nieve a mi medida. Quería que sólo apareciera en el contexto de la ventana, y aquí comenzaron los problemas. Al ser con programación me quedaba siempre por encima del resto de los componentes de la imagen. Para solucionarlo hice una película conteniendo tan sólo la nieve por todo el escenario, con fondo del mismo azul oscuro del resto de la postal. Y desde aquí cargaba en un nivel superior otra película que contenía el resto de animaciones y escenarios. La ventana de la habitación era tan sólo un hueco vacío, por el que se transparentaba la película que estaba en un nivel inferior, la nieve en este caso.

Ejemplo 2 Flash

Resultado final de la postal navideña y que fue la ganadora del concurso organizado el año pasado por la UOC.

¿Y después qué?

Cuando ya estaba satisfecha con el resultado, decidí empezar la escena con un primer plano del estudiante, que luego se abría para mostrar en realidad que se trataba de un estudiante en una habitación, y después el plano iría hacia la ventana… ¿y después qué? No quería hacer una animación demasiado larga, así que tenía claro que la siguiente escena sería la última. ¿Y si una vez que se ve sólo la nieve tras la ventana, el zoom se retirara y en vez de la habitación nos encontramos en otro lugar? El último plano tendría que ser estático y sin nieve, en parte porque quería hacer una música con un final definido, y si algo seguía moviéndose no conseguiría esa sensación tan clara de que ya se ha visto toda la postal. Este último plano tenía que contener el logo de la UOC y un mensaje final de feliz año, así que por coherencia con el resto de la postal decidí transformar el logo y hacerlo también con las mismas frases de feliz año nuevo. Y que cuando el cambio del logo a las frases se hubiera hecho, dejara de nevar. Para conseguirlo envié desde esta película la orden de que la película que se encontraba en un nivel inferior, la que contenía la nieve en este caso, se detuviera. Después tuve que hacer algunos cambios, como conseguir que los dos últimos copos se convirtieran en dos botones. Para ello hice que, cuando se enviaba la orden de detener la nieve, aparecieran dos copos esta vez realizados con animación tradicional, pero simulando el mismo tipo de movimiento que el resto de los copos, por lo que no esperas a que se transformen en última instancia en botones.

Ahora faltaba la música, que en este caso la dejé para el final. Primero caí en los tópicos, y grabé la base de una canción con recursos típicos navideños, tales como melodías con campanillas, acordes alegres y sencillos, ritmo animado, etc. En cuanto hice la base y la probé en el contexto de la postal comprobé que aquello no funcionaba en absoluto. Estuve escuchando canciones de todos los estilos mientras veía una y otra vez la animación. Al final me detuve en una canción propia. Había al principio unos sonidos que ahora me sugerían nieve cayendo despacio, tranquilidad, y de pronto toda la postal cobró más sentido. Así que partí de esa canción, manteniendo varios de los sonidos originales y añadiendo otros nuevos, y la rehice para esta animación. Alargué los tiempos de cada plano de la animación porque ahora todo tenía un sentido mucho más pausado. También decidí que, ya que la felicitación era sobre el nuevo año, sonaran las 12 campanadas del cambio de año. Las coloqué sobre la música pero sin relación rítmica ni de tono con el resto de la música, como si fueran simplemente parte del escenario en el que transcurre la animación. Ahora ya la podía dar por finalizada.

Siempre que me enfrento a un nuevo proyecto no pienso en qué sé hacer, sino en qué quiero hacer, aunque al principio el lograrlo me parezca ciencia ficción. Mientras cuente con tiempo suficiente, nunca sacrifico una idea por no tener muy claro cómo llevarla a cabo. Lo que no sepa ya lo iré aprendiendo por el camino. La única diferencia es el tiempo que pasa desde que tienes la idea hasta que consigues plasmarla. Decidí estudiar esta carrera en la que todas las asignaturas suenan a juegos en el mejor sentido de la palabra (jugar a hacer animaciones, a programar, a diseñar…) para que ese tiempo sea cada vez menor.