Universitat Oberta de Catalunya

Fernando Gil

Mosaic ha entrevistado a Fernando Gil (Madrid, 1951), director de la empresa Intermedia, especializada en gestionar la comunicación visual de empresas (Endesa, Iberia, Mahou)) e instituciones culturales como exposiciones, centros de interpretación, museos (Ministerio de Cultura, Museo Reina Sofía, Fundación La Caixa, etc).

Mosaic: Para empezar quisiéramos preguntarle por los orígenes de la empresa Intermedia, cuándo se creó, cuáles fueron sus bases de funcionamiento y qué objetivos iniciales perseguía.

Fernando Gil: Intermedia inicia su actividad en 1988 a partir de la fotografía y de la multivisión (espectáculos realizados con proyectores de diapositivas sincronizados entre sí y con una banda sonora), añadiendo el vídeo como soporte. Su ámbito de actuación era y es el de la comunicación empresarial e institucional. Un sector de la comunicación específico, con métodos, técnicas y lenguajes propios, poco conocido por el gran público e incluso por los profesionales. Muchas veces para explicar qué hacemos debemos recurrir a una fórmula negativa: no hacemos ni cine, ni publicidad, ni televisión… hacemos todo lo demás, que es mucho. Creo que estaría bien que las escuelas y las universidades descubrieran a sus alumnos este aspecto del trabajo audiovisual. Tenemos un déficit enorme de técnicos y creativos adaptados a este sector.

Mosaic: En Internet, Intermedia se presenta como una empresa “capaz de ofrecer soluciones de comunicación corporativa y cultural”. ¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre ambos ámbitos de trabajo, tanto en temáticas de proyectos como quizás en planteamientos estéticos?

F.G: No es diferente, siempre lo que hay es un problema de comunicación. Es decir UNO quiere que OTRO entienda lo mejor posible un MENSAJE. En ambos casos se trata de definir bien el mensaje, y encontrar el lenguaje, el tono, la ocasión que sean los más adecuados para que ese mensaje se perciba y produzca la REACCIÓN esperada. En ambos casos la habilidad esencial es la misma: entender las necesidades correctamente y en todos sus aspectos, conocer los códigos que se emplean en cada campo, tener en cuenta las expectativas del objeto de esa comunicación y dominar las técnicas y los lenguajes apropiados. A partir de ahí se trata de ofrecer la solución que mejor se adapte a esas necesidades en términos formales, de soportes y medios, contenidos, espacio, plazos, presupuesto, objetivos …

La mayoría de las veces el cliente no tiene muy claro o no es capaz de definir con claridad qué es lo que quiere y suele expresar el encargo como “problema”. No sabe si lo que necesita es un soporte u otro, un tipo de acción u otra. Lo que sí sabe es lo que quiere conseguir. Nuestra principal habilidad es esa: entenderle a él, entender a su audiencia y decirle lo que necesita hacer y … acertar.

No vendemos productos, no somos una productora en el sentido de los que se encargan de la “fabricación” de un guión. Cada trabajo exige una solución diferente. Ofrecemos la capacidad de definir y liderar un proceso creativo de índole comunicativa que se resuelve con una solución a medida.

Mosaic: ¿Cómo se ubica Intermedia en el mercado de productoras audiovisuales, de imágenes corporativas y/o culturales?

F.G: En nuestro ámbito se ha dado una enorme reducción de la oferta. Cada vez somos menos de nuestro nivel. Estamos preocupados por esta reducción. La demanda no es que haya disminuido aunque sí es verdad que cada vez se ha hecho más exigente. Creo que sólo los que hemos mantenido un criterio de primar la calidad y apostado por un tamaño adecuado para asegurarla ( ni demasiado grande ni demasiado pequeño) estamos en el mercado. Mi preocupación viene por la disminución de técnicos y creativos formados para este medio que tiene sus lenguajes y procedimientos específicos. Hace tiempo alguien con inquietudes para desarrollar una actividad audiovisual consideraba este sector de la comunicación audiovisual. Pero entre que muchas productoras han desprestigiado el sector produciendo bazofia y a que los jóvenes parecen deslumbrados por la televisión y la fama, cada vez cuesta más encontrar colaboradores válidos.

Mosaic: ¿Cuántos profesionales emplea actualmente Intermedia como empresa y qué roles desempeñan? ¿Cómo se articula la relación con otras empresas para llevar a cabo proyectos, en los casos en que se trabaja de esta manera?

F.G: Habitualmente somos 11: 3 personas en producción. 3 personas en diseño y conceptualización y realización, 1 persona en postproducción, 1 director técnico, 1 director comercial y 2 administrativos. Eventualmente incorporamos colaboradores para reforzar el equipo en función de las características técnicas o creativas del encargo.

Cada proyecto necesita un equipo específico. Intermedia tiene un equipo básico, que se completa con profesionales freelance o con otras empresas según las necesidades.

Mosaic: Respecto a la relación con los clientes, ¿el contacto inicial suele realizarse a partir del cliente o la empresa se ofrece en algún aspecto?

F.G: Ambas cosas indistintamente. Como ya he dicho, la mayoría de las veces el encargo se inicia con una expresión bastante vaga de las necesidades por parte del cliente.

Mosaic: Una vez iniciado el proceso de trabajo, ¿cuáles suelen ser las fases más comunes de un proyecto, su duración y tiempo de dedicación?

F.G: Primero tratamos con el cliente de definir las necesidades en términos de objetivos y necesidades evitando hablar de soluciones a priori. Se trata de que las soluciones formales surjan de un análisis y respondan a un concepto. Que no sean meras “ocurrencias”. A partir de ahí se inicia un proceso de investigación y documentación. Tratamos de acercarnos al “sujeto” desde dos frentes: uno objetivo (qué es, cómo es, su historia, su naturaleza, sus antecedentes, sus similitudes con otros similares,…) y otro subjetivo (qué nos dice a nosotros, cómo lo percibimos subjetivamente, qué nos sugiere,…) Tratamos de acercarnos tanto a través de la razón como de la intuición. De este procesa surgirá un primer concepto básico que exprese y contenga a la vez la naturaleza del sujeto y la de su solución. A partir de ahí este concepto se traduce y desarrolla en forma de guiones o planos para darle la forma adecuada. Después se inicia la fase de fabricación. El proceso completa dura entre 3 meses y un año.

Mosaic: Según las referencias que Intermedia ofrece en su página web de los clientes, algunas colaboraciones se mantienen con el paso del tiempo, como es por ejemplo el caso de la empresa Endesa. ¿Suele ser común el mantener una relación continuada, creándose una “cartera de clientes”, o por el contrario tienden a surgir más proyectos puntuales?

F.G: Es mi “teoría del mostrador”: no somos comerciantes ni vendedores de productos. El objeto que se sitúa entre el cliente y nosotros no debe de ser un mostrador, sino una mesa de trabajo. Tratamos siempre de que el cliente nos perciba como un colaborador, no como un proveedor. Que nos sienta como alguien de su equipo, que entiende sus necesidades y que comparte sinceramente sus preocupaciones, incluso sus dudas o sus incongruencias, alguien en quien puede confiar. Queremos ser parte de su equipo, buscamos su éxito y estamos para ayudarle. Cuando esto ocurre es lógico que el cliente se sienta cómodo contigo.

Mosaic: Intermedia trabaja en los soportes audiovisuales, especialmente en el campo de las instalaciones mono y multipantalla, aunque en los últimos tiempos está desarrollando una labor activa también con nuevas tecnologías, ¿en qué medida ha incorporado éstas últimas? ¿Qué perfil o perfiles profesionales busca Intermedia para desarrollar estas tareas de carácter artístico y técnico a la vez?

F.G: A mi parecer hace por lo menos 15 años que no ha aparecido ninguna “nueva tecnología” ¿A que se sigue llamando nuevas tecnologías? ¿A internet, a la interactividad, al vídeo,…? ¿Nuevas? ¿Qué tecnología aplicada a la comunicación desde hace 3000 años no ha tenido un carácter artístico y técnico a la vez?

En el acto de la comunicación la tecnología es irrelevante. Cuando coges el coche para ir a ver a tu novia que vive a 500 kilómetros para que sepa que la quieres, es fantástico poder ir lo más rápido posible, pero cuando la estás besando ¡a ella o a ti os importa un comino que el coche tenga un motor de tecnología-turbodiesel-common-rail!

Buscamos gente capaz de entender para qué hace lo que hace. De buscar soluciones donde aparentemente no pueden estar. Gente que aprovechó bien la escuela…secundaria. Que saben cómo es el mundo en el que viven. Lo que es un render y el sentido de la primera ley de la termodinámica. Lo que es un canal alfa y qué fue lo más importante que pasó en España en 1931.

Mosaic: ¿Qué programas suelen ser las más comunes para las distintas producciones?

F.G: Creo que los habituales: Photoshop, Ilustrator, AfterEffects, FinalCut, Maya, Director, Flash, Dataton…

Tenemos un cierta filosofía muy propia de usuarios de Macintosh: tratar de encontrar soluciones baratas con software y máquinas de uso general, no dedicadas. Tanto para la postproducción de vídeo como para cualquier cosa. Hace 12 años los rótulos para vídeo se hacían con una “tituladora” o con un “Paintbox” carísimo, no paramos hasta conseguir hacerlo con un ¡Mac Quadra y Photoshop 1.4.! Hoy parece mentira, pero nadie sabía entonces cómo se hacía. Era más lento pero más barato y probar cosas no nos costaba un ojo de la cara.

Mosaic: ¿Qué factor tiende a incidir más en el buen resultado de una producción de Intermedia, el énfasis en los aspectos creativos o en el dominio tecnológico?

F.G: La creatividad, por supuesto. Lo difícil es decir lo que hay que hacer cuando el papel está en blanco. Después sólo se trata de pasarlo a limpio.

Mosaic: ¿Ha considerado aplicar los esquemas de comunicación cultural a sistemas tipo “museo virtual”, no han sido así los encargos solicitados o Intermedia prefiere especializarse más en instalaciones “fuera de línea”?

F.G: El medio, el soporte no debería ser el criterio diferenciador en nuestro ámbito profesional. Cada situación exige el soporte, el medio, el lenguaje, la vía adecuada. Pero esto es siempre secundario. Lo importante es la comunicación. No es “¡vamos a hacer un museo virtual!” sino más bien ¿cómo podemos hacer para que los niños que viven lejos de nuestro museo puedan tener o aprender a tener una experiencia estética? A lo mejor no hay que hacer un museo virtual sino comprar un autobús, o diseñar una exposición itinerante… Dicho esto, hacemos o podemos hacer tanto on como off line. Y si no sabemos algo referente a la tecnología buscamos a alguien que si lo sepa o… nos leemos el manual de la aplicación…

Mosaic: Siguiendo en esta misma línea, ¿qué desarrollo tiene posteriormente en la red las instalaciones generadas por Intermedia? ¿Se cuelgan en las webs de los clientes registros de tales instalaciones o se suele optar por dos estrategias diferenciadas, quizás incluso realizadas por Intermedia en la parte física y por otra empresa en la virtual?

F.G: Entendemos la Red como un medio de comunicación masivo más, evidentemente con sus lenguajes y códigos propios. En cuanto a las estrategias, vuelvo a insistir en el concepto de adecuación: primero debe de haber una estrategia de comunicación global, después vienen los medios, los soportes, las tácticas… Primero uno debe decidir si quiere / necesita ir de Madrid a Barcelona, después con quién y en cuánto tiempo, averiguar el dinero que tiene, etc. Después decidirá si va en coche o en camión, pasando por Zaragoza o haciendo un desvío por San Sebastián para comer en Arzak…

Mosaic: ¿Cómo se relacionan las producciones generadas por Intermedia con los sistemas llamados interactivos? ¿Qué futuro podría plantearse al uso del vídeo, en línea y fuera de ella, ante los avances de la interactividad?

F.G: Cuando se necesita que el usuario / espectador, por la razón que sea, controle el flujo de información, las tecnologías que permiten este control serán las adecuadas. Estas tecnologías tienen sus códigos y sus servidumbres, y todos los elementos que puedan configurarlas (fotografía, tipografía, ilustración, vídeo, sonido,…) tendrán que adaptarse a ellas. No veo por qué el vídeo ha de tener un problema especifico diferente a, por ejemplo, la música…

Mosaic: Intermedia ha recibido múltiples premios en su labor comunicación corporativa (prueba de ello son las campañas para el Grupo Cerus y Joyas de España, con tres galardones internacionales cada una). ¿Qué relación tiene Intermedia con premios y certámenes? ¿Suelen presentarse las propias empresas o reciben menciones por parte del mundo profesional? ¿Qué valoración haría de los premios recibidos?

F.G: Ya no nos presentamos a premios porque ya no hay a penas convocatorias. Nos presentábamos a festivales sobretodo para estar en contacto con otros profesionales, para ver lo que hacían los demás. Éste es un sector en el que las producciones no suelen tener una difusión masiva y es difícil ver lo que hacen los demás. Es una lástima.

En cualquier caso aquellos premios internacionales nos motivaron mucho porque premiaban algo que sigue siendo uno de nuestros ejes: la innovación. Ambos eran un espectáculo de varias pantallas sincronizadas. Uno de 20 proyectores de diapositivas sincronizados con tres de vídeo. El otro tal vez uno de los primeros espectáculos con tres fuentes de vídeo sincronizadas que se hacían en España.

Mosaic: Por último querríamos que nos planteara qué objetivos de futuro considera Intermedia, tanto en su desarrollo profesional como empresa como en la obtención de nuevos clientes y su posición el mercado de producciones corporativas y/o de comunicación.

F.G: En la comunicación de empresas seguir buscando y proponiendo nuevos canales, nuevas formas de aprovechar lo audiovisual ahora que los clásicos “corporativos” están en declive. Tratar de “cruzar” el mundo de la cultura con el de la industria, por ejemplo, como estamos haciendo para el grupo Mahou – San Miguel en las visitas guiadas a sus fábricas. O buscando nuevos canales de difusión para lograr mayor rentabilidad en el caso de los vídeos de empresa.

En el ámbito cultural, hasta ahora, nos hemos limitado a colaborar en proyectos de comunicación aportando conceptualización y/o producción audiovisual. Pero cada vez encontramos más necesario ocuparnos de todos los aspectos del proceso para asegurar la consecución cabal de lo que ideamos. Queremos ocuparnos también de los aspectos de diseño espacial y gráfico y de producción global. En este sentido, hartos de no encontrar un proveedor adecuado para temas de equipamientos e instalaciones audiovisuales para exposiciones, museos… que exigen delicadeza, innovación y calidad, hemos creado nuestra propia empresa técnica que nos dé a nosotros, y a quien lo necesite, este tipo de servicio.