Universitat Oberta de Catalunya

Sergi Sagas

Hace un par de años Feature Animation se fusionó con DreamQuest Images (unos estudios de efectos especiales con muchos años de experiencia que han producido films como Tron, La Roca, ConAir, Armaggeddon, etc.) De la unión surgieron unos estudios llamados ‘The Secret Lab‘, donde está trabajando actualmente.

En estos siete años en Disney ha tenido la oportunidad de trabajar en numerosos proyectos como Fantasía 2000, Hércules o Dinosaur. Cada proyecto trae nuevos retos y es con el esfuerzo combinado de un gran número de artistas y técnicos que los retos se convierten en imágenes después de un largo proceso de producción que normalmente dura tres o cuatro años, pero que puede llegar a durar más de diez (como en el caso de Fantasía 2000):

Mosaic: Ser director técnico en Disney.

Sergi Casas: La función específica del Director Técnico es difícil de definir, porque depende mucho del proyecto y de la fase de desarrollo en que se encuentra la película. En términos generales, mi función es identificar y ofrecer soluciones a los problemas técnicos que surjan en la producción de un largometraje animado o de efectos especiales. Muy a menudo estas soluciones requieren diseñar e implementar nuevas herramientas informáticas para crear imágenes y efectos nunca vistos. Este es uno de los aspectos que más me atraen de mi trabajo aquí, en los estudios Disney. En cada película que producimos es fundamental innovar y expandir el límite de lo que es posible en animación y efectos, tanto a nivel técnico como artístico.

Mosaic: Primeros pasos hacia los Estudios Disney.

S.C: Antes de entrar en detalle sobre qué consiste mi trabajo y describir paso a paso mi función en la producción aquí en Disney, quiero explicaros un poco mi ‘background’ y cómo he llegado hasta aquí.

Desde que era muy pequeño siempre me han interesado mucho la animación y los efectos especiales. Cuando descubrí los ordenadores (a principios de los años 80) me di cuenta del gran potencial creativo que podrían tener. Empecé programando pequeños vídeojuegos y animaciones cortas. Al mismo tiempo, siempre me ha gustado mucho el cine y he escrito algún guión y pequeños cortometrajes que nunca he llegado a realizar.

Desgraciadamente, cuando empecé a interesarme por todo esto no había escuelas que ofreciesen cursos en animación por ordenador o efectos especiales. Por lo tanto, lo aprendí todo de forma autodidacta: libros, revistas y muchas horas experimentando… Más adelante estudié la carrera de Informática en la Universidad Politécnica de Cataluña y al mismo tiempo hice muchas clases de arte, sobretodo escultura, animación y cine.

A finales de los años 80 me di cuenta de que mis dos principales aficiones (cine y animación por ordenador) se podían combinar, y el hobby se convirtió en trabajo. El año 1991 empecé a trabajar en la empresa Animática de Barcelona, haciendo animación con ordenador principalmente para anuncios y programas de televisión, pero también tuve la oportunidad de trabajar en algunos Másters en Animación y Cine Digital en las Escoles Pies de Sarriá, y tuve el honor de ser uno de los profesores en este centro durante dos años al mismo tiempo que trabajaba en Animática.

El año 1994 vine a la Universidad de UCLA (en Los Ángeles) a estudiar un curso de cine que duraba dos años. Poco después de llegar me ofrecieron la posibilidad de trabajar en Fantasía 2000, y pensé, ‘lo probaré una temporada’… y todavía estoy aquí.

Mosaic: Cine, técnica y arte en Animación.

S.C: En el campo de la animación y los efectos especiales, cada vez utilizamos más herramientas informáticas para producir las imágenes, pero por muy sofisticadas que sean las herramientas y equipos utilizados en una producción, no son más que herramientas, lo más importante continua siendo la imaginación y creatividad de los artistas que las desarrollan y utilizan.

El profesional ideal en este campo es una persona con conocimientos tanto técnicos como artísticos. Por lo tanto yo recomendaría a cualquier persona interesada en dedicarse a la infografía que no olvide ninguno de estos dos aspectos. A gente de carácter más técnico (informáticos, ingenieros,…), yo les recomendaría desarrollar cualidades artísticas como dibujar, hacer escultura, aprender sobre color, forma, composición… Y a personas con tendencias más artísticas (diseñadores, animadores, escultores,…) los animaría a aprender todo lo que puedan de los aspectos más técnicos de las herramientas informáticas que utilizan. Otro conocimiento muy importante en este campo es el cine. No sólo la terminología, sino también el guión, dirección, producción,…, y especialmente iluminación y cinematografía (o fotografía).

Mosaic: “La producción de una película de animación siempre empieza con una hoja en blanco y un lápiz”, Walt Disney.

S.C: Aunque gran parte del proceso de producción ha cambiado mucho desde el tiempo en que Walt y sus colegas producían estos clásicos, principalmente por la introducción de las tecnologías digitales, todavía es cierta la frase que el mismo Walt dijo al referirse a la primera película producida en los estudios (Blanca Nieves,1937); “La producción de una película de animación siempre empieza con una hoja en blanco y un lápiz”.

Normalmente mi trabajo empieza en las primeras fases de la producción (o pre-producción), cuando los directores y los supervisores de los diferentes departamentos se reúnen para evaluar la complejidad de la película y se empiezan a analizar posibles soluciones para los retos que cada producción presenta.

Por muy sofisticada que sea la película, el inicio del proceso o fase de ‘pre-producción’ es siempre muy similar. A partir de una idea, un grupo de artistas experimentan, inicialmente sobre papel, con diferentes estudios de personajes, escenarios, situaciones, … Paralelamente se recopila todo tipo de información de referencia para la película, visitas a museos, bibliotecas, visionado de otras películas y documentales con temática similar. En el caso de Dinosaur, por ejemplo, se hicieron muchas visitas al zoológico para observar y estudiar el movimiento de animales como elefantes, jirafas, reptiles, incluso se llevó un elefante a los estudios para poder estudiarlo mejor… En el caso de Hércules un equipo viajó a Grecia para documentarse e inspirarse para la película. Para Mulan se viajó a la China.

La producción de una película de animación es uno de los procesos más creativos que existen. También es un proceso más largo y laborioso de lo que cree la mayoría de gente que va al cine durante una hora y media para disfrutar de una película de animación. Por ejemplo, la producción de una película animada, tipo Hércules o El Rey León, requiere un equipo de unas 400 personas trabajando durante más de tres años. Para otras películas más ambiciosas, como Dinosaur o Fantasía 2000, estas cifras son todavía mucho más grandes. Fantasía 2000 estuvo en producción durante casi diez años, y más de mil artistas intervinieron en diferentes aspectos de su producción.

Una vez desarrollada la trama, el guión y los personajes, se divide la película en escenas y secuencias y se crean los ‘story-boards’, es decir, una serie de ilustraciones o viñetas de cada una de las escenas de la película con el diálogo escrito debajo de cada viñeta. Los ‘story-boards’ se filman en vídeo con sus tiempos correspondientes, y se crea así un ‘esqueleto’ o versión ‘no animada’ de la película que se llama ‘story reel’. El ‘story reel’ es muy útil para ajustar los tiempos y perfeccionar la historia y el diálogo. Una vez se tiene un ‘story reel’ que satisfaga a los directores, y antes de empezar el proceso de animación, se graba el diálogo de los personajes.
En el mismo estudio de grabación también se filma en vídeo a los actores que interpretan el guión: el hecho de ver las expresiones faciales y movimientos de los actores al interpretar el diálogo ayuda mucho a los animadores en la creación de los personajes animados.

Al mismo tiempo que se anima a los personajes, el departamento de pintura (ink&paint) da color a los personajes animados, el departamento de fondos (backgrounds) trabaja en los entornos y escenarios, el departamento de efectos especiales trabaja en efectos como agua, fuego, explosiones, etc… Y poco a poco van refinándose las escenas del ‘story reel’ hasta tener una película acabada.

Mosaic: La animación en la era digital: un poco de historia.

S.C: Las tecnologías digitales para la producción de imágenes han ido formando, cada vez más, una parte muy importante del proceso de producción de nuestras películas. A mediados de los años 80 se empezaron a utilizar ordenadores en Disney, tan solo para digitalizar el proceso de producción, por ejemplo, en lugar de pintar los fotogramas manualmente en acetatos, se empezaron a ‘escanear’ las animaciones y a dar color utilizando el ordenador. No fue hasta principios de los años 90 que se empezaron a producir imágenes generadas por ordenador (o CGI – Computer Generated Imagery); la secuencia del baile de ‘La Bella y la Bestia”, la estampida en el ‘Rey León’, la Hydra de ‘Hércules’, que fue el primer personaje completamente generado por ordenador. En el segmento de Fantasía 2000 llamado ‘Pines of Rome’ se utilizaron técnicas infográficas para generar la totalidad de los personajes.

El ‘Walt Disney Digital Studio’, la división de Feature Animation donde se crean las imágenes digitales, ha crecido muy deprisa desde que empecé el año 1994 cuando éramos un grupo de unas 30 personas trabajando en Fantasía 2000 y Pocahontas, hasta las más de 600 personas que han participado en la creación de las espectaculares imágenes de ‘Dinosaur’.

Aunque actualmente se utilizan infográficas en casi cada aspecto del proceso de producción de una película animada, no debemos olvidar que los ordenadores, por muy sofisticados que sean, no dejan de ser herramientas para extender las posibilidades creativas de los artistas que las utilizan, y que por mucho que avance la tecnología, por ella misma, nunca podrá animar o ‘dar anima’ (dar vida) y personalidad / sentimientos a personajes imaginarios que es, en definitiva, lo que mejor sabemos hacer los estudios de Disney. Los ordenadores por sí solos tampoco podrán nunca crear una historia interesante, divertida y con sentimiento que, en definitiva, es la parte más importante de cualquier película.

Como ya os he comentado, en Noviembre de 1999 ‘Walt Disney Digital Studio’ se fusionó con ‘DreamQuest Visual Effects’, unos estudios con más de 10 años de experiencia en la producción de efectos especiales para películas de imagen real (no animadas): películas como ConAir, The Rock, Armageddon, Inspector Gadget, Mighty Joe Young, Bicentenial Man, Mission to Mars,… Como resultado de la fusión, se creó otra entidad llamada ‘The Secret Lab’, que es parte de Disney Feature Animation y es el departamento en el que estoy trabajando actualmente. Gracias a esta fusión tenemos ahora a nuestra disposición la infraestructura y las tecnologías necesarias para producir no tan solo películas animadas (tradicionales y digitales) de alta calidad sino también películas de imagen real con toda clase de efectos especiales.

No sé exactamente cuáles serán los nuevos retos visuales que traerán los próximos proyectos, ni las herramientas o tecnologías que deberemos desarrollar para resolverlos, pero de lo que sí estoy seguro es que al final del largo proceso de producción, todos los retos iniciales se habrán convertido en imágenes espectaculares que ayudarán a narrar una historia y que dejarán a los espectadores preguntándose: ‘¿Cómo lo han hecho?’.

Sergi Sagas

Sergi Sagas trabaja desde hace siete años en los estudios centrales de la Walt Disney en Burbank (California) como Director Técnico de Animación por Ordenador. El departamento en el que trabaja, Feature Animation (animación de largometrajes), ha producido películas como El Rey León, Hércules, Fantasía 2000, Tarzán, Dinosaur, así como los clásicos Blancanieves, Pinocho o Dumbo, bastante antes de que él empezara a trabajar.